¡Noticias!

Después de casi un año sin publicaciones o avisos, he regresado y con nuevas (y espero buenas) noticias.
El blog no solo tendrá las historias que ya conocen, sino que ahora también encontrarán los capítulos de algunos libros, subiré nuevos capítulos de libros e historias por igual.
Espero que no hayan olvidado el blog y que pronto seamos más.
Lili Vulturi Mellark.

Seguidores

9 jul. 2011

Capítulo 2 (primera perte):Llegada a Volterra

NOTA: Lo que aparesca en color rojo obscuro y con mayusculas es un lick de alguna foto, de como pienso que se veria algo.

Pov Mar:
Al llegar al aeropuerto nos esperaban algunos empleados del nuevo trabajo de papá, el del lado derecho era chaparro, tenía el cabello corto y peinado con mucho gel, debo aceptar que no era nada feo, se veía como de 20 años; el de en medio era realmente alto, moreno, con el cabello largo y negro recogido en una cola de caballo, se veía de 25 años; el ultimo chico, el de izquierdo, no era alto pero tampoco chaparro, tenía el cabello corto y peinado con poco gel, era más guapo que el primero, se veía como de 18 años, la misma edad que mi hermano, sus ojos eran de un color gris y verde, me quede mirando sus ojos y él también me vio, de repente algo me saco de mis pensamientos:
-¿Ustedes son la familia Rosales?- Pregunto el chico de la derecha
-Sí, –respondió mi papá- ustedes deben ser Edmond –dijo mientras saludaba al chico de la derecha- Samuel –le dijo al chico de la derecha- y Cesar –mientras saludaba al último chico, el de la izquierda- Ellos son mi familia, mi esposa Verónica, mi hija Mar y mi hijo Alexis –les dijo mientras nos señalaba a cada uno, mi mamá fue la primera en saludarlos.
Yo fui detrás de ella, inicie con Edmond, y termine con Cesar, al agarrarle la mano no sé porque pero me sonroje y él lo noto, me iba a decir algo pero antes de que pudiera hablar mi hermano me jalo en dirección a las maletas mientras me decía: “tenemos que ir por las maletas Mar, ahora, y yo no pienso cargar las tuyas”, me dijo con tono un poco molesto.
-No te enfades hermanito, tú sigues siendo el más guapo y al que más quiero –le dije para que se le bajare un poco el enojo.
-Lo dices enserio?, porque por lo que yo vi ese tal Cesar te pareció mas que guapo, ya que te pusiste muy roja cuando te agarro la mano –Me dijo en tono medio burlón, sin darme cuenta ya habíamos llegado a donde tomábamos las maletas.
-¡Cállate o te juro que te ira verdaderamente mal!
-Que te parece si dejamos las peleas para después, porque sino no vamos a agarrar nuestras maletas –dijo mientras señalaba mi mano en donde ya había una maleta pero que no era mía ni suya, cuando me di cuenta deje la maleta con las demás y fui a buscar la mía.
Cuando mi hermano y yo encontramos nuestras maletas nos dirigimos con nuestros padres, ellos nos veían con cara de enojados ya que nos habíamos tardado mucho, Alexis y yo los miramos con cara de “disculpen”, antes de que pudiéramos darles una escusa sobre nuestra tardanza alguien hablo.
-Señor Rosales ¿ya están listo para que los llevemos a su nueva casa? –Pregunto Edmond.
-Sí –Respondió mi papá, comenzando a caminar junto a mamá, cuando apenas había avanzado unos pasos sentí como si alguien me mirara, y no pude evitar voltear a ver de quien se trataba.
Vi a un chico, no parecía de más de 17 años, su cara era de rasgos perfectos, la cara era como la de un ángel, de cabello castaño, labios carnosos y rojos, pero sus ojos…eran…no sé cómo decirlo…eran de un color carmesí que hipnotizaban…daban miedo…pero a la vez te fascinaban…me quede embobada viendo su rostro, sus ojos…hasta que una fastidiosa voz me saco de mis ensoñaciones.
-¡Mar camina! ¿Qué estás viendo? –Me dijo mi hermano mientras tomaba mi brazo para que caminara, cuando regrese la vista ya no estaba aquel ángel.
Después de subir nuestras maletas  al auto, al cual no le puse atención sobre la marca, lo cual es raro para mí, siempre me fijo en la marca, solo pensaba en aquel ángel…después de media hora de viaje, vi una hermosa CASA a lo lejos, tenia u8n gran patio, era de 2 pisos , en la entrada había una pequeña mesa con tan solo 4 sillas, estaba techada, estaba observando toda la casa, cada detalle para memorizarlo, de repente vi una sombra negra en la parte trasera de la casa, se trataba de la mitad trasera de un auto negro…apenas nos estacionamos empuje a mi hermano par poder bajar y mirar bien la casa y aquel auto, al llegar al AUTO pude ver que era un Volvo Xc90 negro último modelo,  me fascino, delante del coche había espacio para otros 3 coches, empecé a imaginar el auto que ocuparía uno de esos lugares, ese auto sería el mío…me perdí en mis ensoñaciones por segunda vez en el día hasta que escuche la enojada voz de mi mamá llamándome desde la casa…
-¡Mar, o bienes en tres segundos o te castigo de por vida…1! –antes de que terminara de decir su amenaza ya estaba corriendo dentro de la casa en busca de mi mamá.
La encontré junto a mi papa y a mi hermano en la SALA, la cual era demasiado grande para nosotros, alado de los sillones rojo estaban las escaleras, pude ver desde donde estaba que mis maletas estaban arriba.
-Mar lleva tus maletas a tu cuarto y desempaca –empecé a subir las escaleras y me di cuenta que no sabía en donde estaba mi cuarto.
-Mama..
-Tu cuarto es la tercer puerta subiendo las escaleras a la derechas –subí las escaleras, tome mis maletas y me dirigí a mi nueva HABITACION, cuando la mí me sorprendí, era realmente hermosa.
Tenía una pequeña cama con cobertores fiusha, un ropero pintado a grandes cuadros cafés con fiusha, todo combinaba, entre la cama y el ropero se colaba un poco de luz, al acercarme pude percatarme de que se trataba de un balcón, abrí los ventanales y me acerque al barandal, la vista era hermosa, se lograba ver algo como la punta de un castillo, la cual era un reloj, no sé porque pero ver el reloj me recordó a aquel ángel del aeropuerto.
 Estaba pensando en mi ángel cuando otra vez la misma voz fastidiosa me dijo:
-¿Qué haces? –más bien me grito, mientras me picaba la cintura con los dedos. Me di la vuelta y al ver a mi “querido hermano” le grite:
–Eres un idiota, me asustaste –le dije mientras le daba un fuerte golpe en el brazo, supe que el contraatacaría echándome en cara algo que allá hecho, nunca le ha gustado que lo insulte y menos que le pegue.
-Perdón, no quise interrumpirte, es mas ya me voy para que sigas pensando en… ¿cómo se llama el compañero de papá?...así…Cesar
Esta no se la pasaría.
-¡Felipe sal de mi habitación ahora si no quieres que te valla realmente mal! –le grite mientras lo empujaba hacia la salida, antes de cerrarle la puerta en la cara lo escuche decir algo como: “¡No me digas Felipe!”
Me dirigí a mi cama y me recosté, no supe en qué momento me quede dormida.

==========“Alexis, por favor vámonos ya, no me da buena espina este lugar.”
“Mar tranquilízate, nos iremos cuando el recorrido acabe, es mas ya solo falta una sala por visitar y esta justo enfrente”
Me dijo mi hermano mientras señalaba una gran puerta de madera de más de 2 metros, la chica que iba enfrente abrió la puerta lentamente, dejando a la vista tres tronos en el centro de l sala con tres personas sentados en cada trono…======

__________________________________________________________________________________
Hasta aqui les dejo el segundo capítulo, la segunda parte va ser corta y narrada por Alexis, el hermano de mar, hasta el ´tercer capítulo aparece Alec, es mas el capítulo 3 es narrado por Alec.

Aqui pongo de nuevo los linck:
CASA                       AUTO                          SALA                       HABITACION DE MAR
    

No hay comentarios: