¡Noticias!

Después de casi un año sin publicaciones o avisos, he regresado y con nuevas (y espero buenas) noticias.
El blog no solo tendrá las historias que ya conocen, sino que ahora también encontrarán los capítulos de algunos libros, subiré nuevos capítulos de libros e historias por igual.
Espero que no hayan olvidado el blog y que pronto seamos más.
Lili Vulturi Mellark.

Seguidores

3 sept. 2011

Capítulo 10: Pulsera y ¿mi bisabuelo?


Maratón 2/3 

{…}
-Jane, me gustaría que me acompañaras a recoger a Mar y que te presentaras con ella.
-Alec, sabes que odio estar cerca de humanos y más estar cerca de Mar.
-Por favor, as el intento de llevarte bien con ella aunque sea unos minutos.
-No prometo nada.
-Me conformo con que le digas hola y no le hagas daño.
-Por supuesto.
-Jane, por favor, aunque intentes usar tu don en ella no va funcionar.
-Ni que ella fuera Isabella.
-No, peor tiene el collar de Dídima, recuérdalo.
-Sol le diré hola, y acaso un apretón de manos.
-Gracias Jane. –Dije y la abrase.
-Suéltame, a ti si te puedo hacer daño. –Solté al instante a Jane y salí de su habitación. Para que se pudiera arreglar y acompañarme.

{…}
Hoy Alec paso a recogerme a la misma hora, solo que esta vez me retuvo un poco antes de entrar al auto y pude ver que en el asiento de atrás venia Jane.
-Mar, quisiera presentarte a mi hermana, solo que ella es un poco celosa, como ya te había dicho, así que no te preocupes si te trata mal así es ella con cualquier chica.
-Bien.
Ale me abrió la puerta como todos los días, apenas me senté me percaté de que Jane no me quitaba la vista de encima y parecía muy enojada, me di la vuelta para poder verla.
-Hola, me llamo Mar, tú debes ser Jane, es un gusto. –Dije y extendí mi mano, ella volteo la cara y se cruzó de brazos.
-Sí, soy Jane y debo decirte que no me agrada tu relación con mi hermano.
-Jane, por favor.
-Hash. –Ella extendió la mano y estrecho la mía, su piel era igual de fría y dura que la de Alec, pero ya me había acostumbrado así que se me hacía normal.
La escuela paso demasiado rápido, así que antes de que me diera cuenta ya estaba de regreso en mi casa y comiendo con Alex y mi mamá.

{…}
-Alec, necesitamos hablar. –Dijo Marco mientras entraba en mi cuarto.
-Bien, dime.
-Pero que sea en otro lugar.
Marco me llevo a una de las torres del castillo, desde allí se veía perfectamente (para mi) la casa de Mar.
-Sé que Mar es bisnieta de Dídima…y quiero que me expliques cómo fue posible.
-No lo sé.
-Entonces como te enteraste.
-Investigue el árbol genealógico de Mar y la que aparecía en el tronco era Dídima, al principio pensé que no era verdad, peor la imagen era idéntica a la que tú tienes en la biblioteca.
-¿Podrías darle algo a Mar de mi parte?
-Claro. –Marco puso una carta sobre mi mano y luego se fue de la torre.
-La carta se sentía pesada, parecía que adentro traía algo más que solo una hoja de papel.
Después de unos minutos baje y me dirigí a la casa de Mar, cuando llegue a su cuarto vi que la ventana estaba abierta así que entre, a los pocos minutos entro Mar con la misma pijama de la noche anterior.
-Hola princesa. –Mar volteo a verme ya que veía hacia afuera de su habitación, no se alteró, perecía que me esperaba.
-Sabía que vendrías.
-Solo vine a entregarte algo.
-Bien… -Dijo algo desanimada, le entregue la carta.
-Nos vemos mañana. –Dije y le di un beso en los labios, después me fui de nuevo a casa.

{…}
Cuando Alec se fue cerré mi ventana y me acosté a leer la carta. Sentí demasiado pesado el sobre, saque la carta y vi una pulsera dentro, con la misma joya que mi collar, agarre la pulsera y la gire entre mis dedos mientras leía la carta.

Querida Mar:
Mi nombre es Marco Vulturi, se podría decir que soy tío de Alec, él me ha contado mucho sobre ti, ayer me entere de que tú eres la bisnieta de Dídima.
Si te escribo esta carta es para decirte que yo conocí a Dídima, solo que un día ella nunca regreso, simplemente desapareció, sé que ahora te preguntaras si eres mi bisnieta, la respuesta es no, cuando Dídima se fue no estaba embarazada de eso estoy seguro, nosotros nos amábamos y sé que ella nunca me hubiera mentido con algo así.
Ahora dirás: ¿si no soy tu bisnieta porque me mandas la carta?
Si te mando la carta es porque dentro del sobre vas a encontrar un pequeño collar, ese collar pertenecía a Dídima, ella lo dejo, es lo único que me queda de ella desde que se fue.
Te lo doy porque sé que tú tienes el collar y que esto debía ser tuyo desde un principio.
Con cariño, Marco Vulturi.

Coloque la carta dentro del sobre y la puse en mi mesa de noche, después de un rato note como las piedritas de la pulsera se tornaban del mismo color que mi collar, deje la pulsera junto al collar sobre el sobre y me dormí. Desde que conocí a Alec las cosas raras como lo que acaba de pasar no les doy mucha importancia…

=========================================================================
Mañana pongo el tercer capítulo del maraton.
Es que ahorita me tengo que ir a dormir.

No hay comentarios: