¡Noticias!

Después de casi un año sin publicaciones o avisos, he regresado y con nuevas (y espero buenas) noticias.
El blog no solo tendrá las historias que ya conocen, sino que ahora también encontrarán los capítulos de algunos libros, subiré nuevos capítulos de libros e historias por igual.
Espero que no hayan olvidado el blog y que pronto seamos más.
Lili Vulturi Mellark.

Seguidores

10 sept. 2011

Capítulo 12: Visitando a los Vulturi

{…}
Cuando llegue al catillo todos me pidieron ver el collar, y todo por la fama que tenía, hasta ahora la única inmune al don de Jane era Bella y que Mar se allá incluido en esa pequeña lista izo que todos quisieran ver la razón, solo espero que ahora que Mar no tiene el collar Jane no intente dañarla.

{…}
Hoy cuando desperté lo primero que hice fue buscar mi collar y tal como me había dicho Marco en la carta el collar no estaba. No me preocupe ya que Marco me dijo que al día siguiente estaría en su lugar.
Me metí a la ducha, tarde dentro como una hora, creo que estaba un poco nerviosa, cuando salí escogí un conjunto que fuera elegante, peor a la vez un poco informal, al final escogí esto:
 Cuando acabe de vestirme baje a desayunar, mi hermano y mi mamá ya estaban sentados…
-¿Hija, porque estas arreglada así?
-Es que hoy voy a ir a la casa de Alec, me invito a conocer a su familia.
-Y ¿a qué hora viene a recogerte?
-A las doce y media. –Dije mientras me metía un pan tostada a la boca.
A las 12 y media en punto Alec llego por mí, se veía hermoso, aún más que antes con la ropa que traía, se veía así (sé que es Justin, peor esa ropa me fascino, lo digo por si a alguien no le gusta Justin):
Alec me llevo a su casa, estaba en el centro de Volterra cerca del castillo, desde su casa se veía mejor el reloj de la punta.
La casa era realmente grande, con un gran patio, desentonaba un poco con las demás, ay que se veía muy nueva y las demás se veían antiguas igual que el resto de la ciudad.
Apenas baje del auto sentí que me abrazaban, voltee un poco la cara y vi a Jessica, al instante le correspondí el abrazo.
Ella me llevo prácticamente a rastras hasta la entrada de la casa, a penas pusimos un pie en el último escalón la puerta se abrió, detrás de ella pude ver a un señor algo grande, de pelo largo, un poco rizado, color negro, su piel era pálida como al de Alec, Jessica y Jane, y sus ojos eran iguales a los de ellos, algo en él se me hacía muy familiar. Vi que Alec se acercaba a nosotros, peor aún así yo no quitaba la vista de aquel hombre…
-Mar, él es Marco Vulturi, el que te envía las cartas. –Apenas Alec termino de hablar me acerque rápidamente a Marco y lo abrase, le debía mucho a él, una de las cosas era la pulsera de Dídima y que me hubiera dicho como ocultarla y lo que le pasaría a mi collar, no sé porque pero lo quería mucho.
-Es un gusto conocerte Mar. –Me dijo cuando por fin deje de abrazarlo.- Alec, debo decirte que tienes un excelente gusto, no había visto a ninguna chica tan hermosa.
-Gracias Marco. –Dijo Alec mientras me abrazaba pro la espalda y me daba un beso en la mejilla.
Alec me llevo hasta una especie de sala, donde me dijo que esperara un momento, a los pocos minutos volvió, peor no venía solo, lo acompañaba Jane, Marco, Jessica y otras dos personas que no conocía, pero que tenían los mismo ojos y el mismo tono de piel de Alec, a los cuales ya estaba acostumbrada, ahora si creía que los ojos y toso lo demás venía de familia.
-Mar ellos son Aro y Cayo Vulturi, mi padre, -Dijo mientras señalaba a Aro,- y mi tio. –Dijo y señalo a Cayo.
-Es un gusto. –Dije y extendí la mano para estrecharla con ellos, el primero en darme la mano fue Aro, después de unos segundos me soltó y en su cara vi una expresión de duda o asombro, después Cayo estrecho mi mano peor su reacción fue casi igual a la de Jane.
Aro y Alec salieron de la estancia, mientras ellos no estaban yo platicaba con Marco y Jessica…

{…}
Aro me pidió que lo acompañara en un susurro que Mar no pudo percibir, nos dirigimos hasta la cocina…
-Alec, ¿le devolviste el collar a Mar?
-Claro que no, aquí lo tengo. –Dije y lo saque de la bolsa de mi pantalón.
-Entonces Isabella Swan no es la única con el don del escudo.
-Pero eso es imposible.
-Tal vez no lo es y Mar nos lo acaba de demostrar.
-¿Ya me la puedo llevar, me preocupa un poco que este rodeada de vampiros?
-Yo diría que mejor la dejaras quedarse un momento más, parece que ella y Marco se llevan de lo mejor, Jessica los acaba de dejar solos para que platiquen sobre Dídima.
-¿Qué?
-Marco le dijo a Mar en una carta que él conoció a Dídima y en este momento le está diciendo que ella y Dídima tienen un gran parecido.
-No me había dado cuenta.
-Yo tampoco, Marco se dio cuenta porque a pesar del tiempo no a dejado de amar a Didima…
-¿Aun se pregunta por qué huyo?
-Sí.

{…}
Marco me dijo que Dídima y yo nos parecíamos mucho, también me dijo que si mi mamá no me había contada nada sobre su abuela y ahora que lo pienso yo nunca supe nada de mi bisabuela, ni siquiera mi abuela mencionaba a su mamá, era cómo si ella nunca hubiera existido.
Después de platicar con Marco como una media hora o más Alec regreso y me llevo de regreso a casa.
Como siempre el llegó en la noche y entro en mi cuarto.
Cuando desperté al día siguiente vi mi collar sobre mi mesa de noche, sonreí al verlo, ya que Marco me había dicho la verdad en aquella carta…

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
El siguiente capítulo va ser genial!!! Aunque el tiempo allá pasado muy rápido, peor era eso o no saber que escribir, a partir del siguiente capítulo la historia se pondrá mejor...

1 comentario:

Mary dijo...

¡Hola!

si ya va muy bien la historia, ¡felicidades! :)