¡Noticias!

Después de casi un año sin publicaciones o avisos, he regresado y con nuevas (y espero buenas) noticias.
El blog no solo tendrá las historias que ya conocen, sino que ahora también encontrarán los capítulos de algunos libros, subiré nuevos capítulos de libros e historias por igual.
Espero que no hayan olvidado el blog y que pronto seamos más.
Lili Vulturi Mellark.

Seguidores

15 sept. 2011

Capítulo 15: Visitando a los Cullen

{…}
Marco había comenzado a mis padres de dejarme ir con él, Jessica y Jane a Forks, lo único bueno de este viaje era conocer a los vampiros vegetarianos y que Alec estaría ahí para evitar que Jane me matara, a pesar de que ha pasado una semana desde el incidente aun no me perdona.

El vuelo a Forks se me hizo eterno, Alec me había dicho que llegaríamos como a las 2 de la tarde peor la poca luz que había me hizo pensar que era de madrugada o de noche.
-Alec, me dijiste que llegaríamos a las 2 de la tarde.
-Y llegamos a esa hora, solo que Forks siempre esta nublado sin importar la hora.
-Mmmm.
Bajamos del avión y después de un viaje de media hora a velocidad “vampiro” llagamos a una hermosa casa que estaba en el centro del bosque, era la casa más hermosa que había visto… Alec me agarro por la cintura y la mano, como si temiera que algo me pasara, aunque yo no le veía lo peligroso a visitar a unos vampiros que se abstienen de la sangre humana. Llegamos a un gran patio, dentro de la casa alcance a distinguir a una chica muy linda con una bebe o una bebe en brazos y a un chico que la abrazaba por los hombros cubriéndola a ella y al pequeño. En el patio se encontraba todo lo que yo creía que era el Clan Cullen, no parecía que fueran a atacarnos, lo que significaba que Alec me protegía de Jane y no de ellos.
-¿Nuevo juguete Vulturi? –Dijo un tipo corpulento y realmente atractivo como cualquier otro vampiro.
-Ella es novia de Alec, déjala en paz Emmett. –Dijo otro hombre de cabello cobrizo y un poco menos corpulento que el que hablo antes.
-¿Dídima? –Dijo una chica un poco más bajita que yo, era realmente hermosa, su voz era como el titilar de las campanillas, igual al de las demás vampiresas, solo que un poco más cantarina.
-Alice eso es imposible, hasta yo sé que Dídima desapareció hace mucho tiempo y que ella es humana. –Aquella vampiresa tenía casi el mismo tono de voz que Alice, =creo que eso fue lo que dijo= solo que un poco menos cantarín.
-Tienes razón Bella, solo que tienen un gran parecido, es como si fueran familia.
-Y lo somos, por lo que se ella es mi bisabuela. –Dije yo, para que las dudas de aquella pequeña duende desaparecieran.
-Pero eso es imposible, al menos que…-No termino la frase ya que el chico de cabello cobrizo la cortó.
-Alice, quita esa idea de tu pequeña cabeza, eso es imposible, ella desapareció cuando era vampiresa…y eso fue hace ya muchos años.
-Hace casi un siglo. –Completo Alec.
-¿Alec me permitirías platicar un momento con ella? –Dijo Alice.
-Edward. –Dijo Alec viendo de reojo al de cabello cobrizo, que ahora sabía que se llamaba Edward.
-Lo peor que le puede hacer es llevarla de compras.
-Ir de compras le fascina a cualquier chica excepto a Bella. –Dijo Alice. Ella se acercó lentamente a mí, Alec me soltó y entrego mi mano sobre la de Alice, yo lo voltee a ver un poco preocupada.
-Tranquila no te ara nada.
-Si no me crees a mi pregúntale tu misma a Edward él puede leer mi mente y te dirá siempre la verdad, es muy malo mintiendo.
-Estas en un error duendecilla, quien es realmente mala mintiendo es Bella.
-Sí, tienes razón.
-Me están revolviendo más… -Dije un poco apenada ya que hablaban entre sí como si yo hubiera desaparecido.
-Perdóname.
-No te preocupes Alice… ¿si te puedo llamar Alice?
-Claro que sí. –Dijo ella dando unos pequellos saltitos.
-Genial, ahora la humana se volvió amiga de la duende…eso es aceptable, es una simple humana.
-Cállate Jane, te dije antes que me harta que me trates así. –Dije soltando la mano de Alice y encarando  a Jane.
-¿Quieres pelear?...se me había olvidado tu no podrías vencerme eres solo una humana.
Lo último que le soportaría era que me insultara frente a otros vampiros. De nuevo sentí como el calor recorría mi cuerpo y se canalizaba en mi manos, justo antes de que el fuego saliera de ellas me sentí relajada.
-Gracias Jasper, no soportaría otra pelea entre las dos. –Dijo Alec y vio a un chico con el cabello rubio y un poco menos corpulento que los otros dos, Edward y Emmett.
Alice me llevó hasta la casa, adentro vi que aquella chica ya estaba sentada en un sillón y el chico la abrazaba, subió la mirada rápidamente a mí, creo que ese era el hombre lobo.
-¿Eres la nueva mascota de los Vulturi, niña?
-Jacob, por favor… -Le dijo en un susurro la chica, apenas logre escucharla.
-No te preocupes, Renesmee ¿verdad?, -La chica asintió.- Me llamo Mar Rosales, soy la novia de Alec… -Ella paso a la bebe a los brazos de Jacob y me abrazo.
-No eres la primera que se enamora de un vampiro y está dispuesta a transformarse pro él, mi mamá también lo hizo.
-Mar, acompáñame, no tardan en dejar de platicar y esto te lo tengo que mostrar a ti solamente.
Alice me llevo hasta una casa que estaba alejada de donde se encontraba Alec, la casa se confundía fácilmente con el bosque, antes de que estuviéramos cerca escuche que alguien gritaba: “¡Por fin vienes Alice, ya te extrañaba”. De la nada salió una señora muy parecida a mí, cuando me vio no pudo controlar la sorpresa.
-¿Mar?

{…}
Los Cullen nos platicaron lo que era en realidad la hija de Jacob, la pequeña Isabella, era parte humana, vampiro y mujer lobo, cuando supieron que también tenía un poco de su padre se sorprendieron ya que los genes lobunos se saltan una generación y se pasan a la segunda generación.
Cuando terminamos de platicar los Cullen nos dijeron que pasáramos a conocer a la bebe, Renesmee me dio a aquella pequeña, cuando la tuve entre mis brazos me sentí raro, deseaba que algún día tuviera a un bebe entre mis brazos solo que ese bebe fuera de Mar y mío, peor también sabía que era imposible, un embarazo como ese sería muy riesgoso. Me perdí en mis ensoñaciones hasta que Edward me toco el hombro…
-Pueden intentarlo…
-No, no quiero arriesgar a Mar.
-Es tu decisión, peor ella también debería poder decidir.
-Lose…
Después de una hora me desespere de que Mar no regresara así que le llame por teléfono…

--- Llamada telefónica ----
-¿Mar?
-Hola Alec.
-¿Dónde estás?
-De paseo por el bosque con Alice, me está explicando un poco más sobre mis dones y me acaba de ofrecer enseñarme a usarlos…
-En donde estas exactamente…
-No lose, todo lo veo igual…ya tengo que colgar adiós.
--- Fin de la llamada ----
Antes de que pudiera decir algo más Mar me colgó.
-Tranquilo, está bien, Alice es demasiado buena como para dañar a alguien.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Creo que este capítulo es super aburrido, peor el que sigue no lo sera, un pequeño adelanto sería la palabra "Dídima"

2 comentarios:

Mary dijo...

¡hola!

¿capitulo aburrido? ¡para nada! me parecio muy interesante, y ya quiero saber si aquella mujer era Didima :)

jad dijo...

y a mi me parece muy fantasioso, desde cuando los vulturi y lo cullen se llevan bien y ya no estan a la defenciva todo el tiempo? Desde cuando algunvulturi podria haber confiado en un cullen algun ser querido? como que te sale muchode la historia.