¡Noticias!

Después de casi un año sin publicaciones o avisos, he regresado y con nuevas (y espero buenas) noticias.
El blog no solo tendrá las historias que ya conocen, sino que ahora también encontrarán los capítulos de algunos libros, subiré nuevos capítulos de libros e historias por igual.
Espero que no hayan olvidado el blog y que pronto seamos más.
Lili Vulturi Mellark.

Seguidores

1 jun. 2012

Capítulo 10:

Maraton 2/4


{…}

Al entrar a mi habitación corrí por mi celular, coloque mi iPod en los parlantes y puse el volumen al máximo…Abrí la ventana de la habitación y por segunda vez desde que llegue, salte por ella…corrí hacia el bosque, el cual quedaba a unos 15 minutos. Claro que todo había cambiado desde que fui de caza, apenas habían pasado 5 horas pero fueron suficientes para que el sol estuviera en su esplendor, alumbrando todo y permitiéndome ver que tan hermoso era todo realmente, aunque no era eso lo que buscaba.

~Encontrar verbena en este bosque, se supone es fácil.~

Saque mi celular, abrí la foto y comencé una búsqueda que según yo sería tardada.

-¡Aquí estas!- Grite al encontrar un pequeño conjunto de verbena. Eran realmente hermosas, de un color lila, no parecía dañina.

Tome un ramillete de verbena, la metí en mi bolso y comencé a correr de vuelta al castillo.

Al entrar otra vez por la ventana corrí hacia mi alhajero, saque una pulsera con un guardapelo en forma de corazón. Abrí el guardapelo y vi la foto que me había tomado con Jake hace 2 meses, había pasado tan poco tiempo pero mis sentimientos eran tan diferentes.

Tome la foto de Jake y la presione contra mi corazón, ahora había lago distinto en mi, ya no sentía el mismo amor que antes, ahora solo quedaba la linda amistad que hubo entre nosotros por más de 5 años.

-Ahora, aunque me duela aceptarlo, mi corazón le pertenece a un Vulturi.

Guarde la foto en mi monedero, tome una de las flores de verbena y la coloque dentro del guardapelo, al cerrarlo libero un aroma muy dulce, como rosas.

Me coloque la pulsera en la muñeca derecha y apague mi IPod. Lo mejor sería probar la verbena sin que Alec lo supiera.

Salí de mi habitación, camine unos cuantos pasos hacia la habitación de Alec y abrí lentamente la puerta.



{…}

Al entrar a mi habitación me encontré con una desagradable sorpresa.

-Hola mi amor, te he extrañado.

-No parecía cuando me dejaste y nunca más volviste.- Dije cerrando la puerta. Muchas veces me había imaginado el momento en que la volvería a ver, pero ahora, estando con Nessi o al menos sintiendo algo por ella, esto era lo peor que podía ocurrir.

-Eso fue un error, ahora me doy cuenta de que amo y no puedo vivir sin ti.- Dijo con hipocresía.

-Pues yo ya no siento nada por ti.- Abrí la puerta y volví a verla. –Ahora vete antes de que la guardia llegue y te mate.

La puerta fue cerrada de golpe. Unas manos cálidas y conocidas pero ahora desagradables me tomaron por el cuello para luego aventarme contra el escritorio.

-Yo solo vine a advertirte que en 3 horas llegara mi Clan a atacarlos.

Esta vez fui yo quien la tomo del cuello y la aventó contra la pared. Con mi mano derecha la tome por el cuello cortando su respiración, mientras con al izquierda la tome del brazo.

-Sabes que perderán, la luna llena aún es muy lejana.

El rostro de ella cambió drásticamente, nunca la había visto así. Sus ojos obtuvieron una silueta roja debajo de los parpados y varias cicatrices descendieron desde sus ojos hasta la mitad de sus mejillas. Logro liberarse de mi agarre y me aventó contra la televisión.

-Yo solo vengo a decirte que mataremos a tu híbrida y no hay nada que puedas hacer.

Un extraño calor que no sentía hace mucho tiempo se extendió rápidamente por todo mi cuerpo, la vista se me nublo y mi cuerpo exigía matar a Katherine. Me avente contra ella cayendo los dos sobre la cama y rompiéndola a la mitad.

-No puedes venir a mi castillo, con mi Clan y amenazar con destruir a Ness.- Mis palabras eran gruñidos.

Mis manos entorno a su cuello le quitaban cualquier posibilidad de respirar.

-No puedes…matarme…soy solo…una mensajera.- Dijo débilmente y apareció una chica que no había vista antes.

De cabello rubio, tez clara y unos ojos grises con ciertos toques de verde.

-¿Quién eres?- Pregunte soltando un poco su cuello, dándole la oportunidad de hablar.

-Soy Caroline.- Dijo con una sonrisa burlona.

Logro aventarme de nuevo y salió corriendo.

Corrí tras ella pero no logre alcanzarla, la perdí de vista cuando logre llegar al techo del castillo.

Me senté en el viejo tejado y vi como amanecía, aquello primeros rayos de sol causaron que mi piel destellará.

-Daría la vida por ti, mi pequeña Nessi.

No hay comentarios: