¡Noticias!

Después de casi un año sin publicaciones o avisos, he regresado y con nuevas (y espero buenas) noticias.
El blog no solo tendrá las historias que ya conocen, sino que ahora también encontrarán los capítulos de algunos libros, subiré nuevos capítulos de libros e historias por igual.
Espero que no hayan olvidado el blog y que pronto seamos más.
Lili Vulturi Mellark.

Seguidores

16 oct. 2013

Capítulo 20


Corrimos hacia la enfermería, comencé a ver todo borroso, no distinguía nada que estuviera cer o lejos de mí.

-Alec…- Él se detuvo, pareció que movió los labios, de pronto deje de sentir las piernas…

 

{…}

-Ness…- Apenas logre terminar de decir su nombre cuando ella se desmayó, logre atraparla y llevándola en mis brazos llegue a la enfermería, toque la puerta con el pie rápidamente.

-Tranquilo, yo debería ser la alterada, se tardaron demasiado.- Angélica estaba hablando sin parar, cuando abrió la puerta se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia la cama de Ness, sin fijarse en quien llevaba en los brazos. –De verdad, ¿qué era tan importante como para no llegar…

-¡Cállate!- Le grite desesperado, fue cuando Angélica por fin volteo. Coloque a Ness en la cama y Angélica corrió por algunas agujas, le saco sangre a Ness y corrió hacia el microscopio que estaba conectado a una pantalla de 40 pulgadas.

-Alec…- Angélica hablo sin despegar los ojos del microscopio y luego señalo la pantalla. -¿Ves eso?- Me dijo mientras señalaba unas manchas rojas y grises en la pantalla.

-Sí…- Respondí algo dudoso.

-Esos.- Señalo un montón de bolitas rojas. –Son de la sangre de Ness y esos.- Esta vez señalo las manchas grises. –Es una especie de veneno, que se intenta mezclar con las células de Renesmmee pero al hacerlo, las matan.

-¿Cómo podemos curarla?

-Necesitamos desintoxicar su sangre.

-Eso me queda claro… pero el cómo, no…- Mi voz subía de intensidad al hablar. Solo espero que nadie de su familia o de la guardia este cerca, se podrían dar cuenta de lo que siento por ella y eso no es bueno para ninguno de los dos.

-Debemos darle por vía intravenosa sueros y una transfusión sanguínea.

-Hazlo.- Le dije tomándola de los brazos.

-Tranquilízate…- Se liberó de mi agarre y fue a una puerta gris, la abrió y entro en lo que parecía un refrigerador, al salir tenía mala cara. –No tengo ninguna bolsa de su tipo de sangre.

-¿Hay otra solución?- Corrí a tomar la mano de Ness entre las mías.

-Sí, pero necesitamos que ella este despierta.

-Estoy bien…- La suave voz de Ness, justo ahora, era como oír a la aves cantar después de una vida sorda. -¿Qué debo hacer?- Su voz mejoraba poco a poco.

-Necesitas ir a cazar y no dejar de comer hasta que acabes con toda la sangre de al menos 6 animales grandes.

-Eso es demasiado, solo puedo comer dos completos.

 

{…}

Las habitaciones a las que nos llevó Jane estaban del lado contrario a la habitación de Renesmmee, lo cual nos enfadó a todos.

-Bella, Nessi nos oculta algo.- Desde que el dijimos que vendríamos a Volterra él insistió en venir, porque tenía muchas ganas de ver a Renesmmee, pero desde hace unos minutos que la vio está enojado.

-Es tu imaginación, mi hija es igual que siempre.- Yo también sospecho que ella oculta algo pero si no le miento a Jacob, él intentaría saber que pasa y si Ness guarda un secreto es porque de verdad es importante.

-Jacob tiene razón.- Edward se paró junto a Jacob. –No pude leer su mente ni la de Alec, intente averiguar algo mediante Angélica pero ella pensó todo el tiempo en Demetri.

-Ni yo he podido ver su futuro.- La voz de Alice llamo nuestra atención.

-¿Desde cuándo?- Mi esposo tomo mi mano al preguntar.

-Hace más de cinco días.

-¿Por qué no nos lo dijiste?- Ahora yo estaba molesta.

-Porque creía que era porque se acercaba su cumpleaños…

-¿Dejas de ver su futuro cada vez que cumpleaños?- Edward interrumpió a Alice y comenzó a gritarle.

-No…creí que esta vez pasó porque su desarrollo acabaría…- Alice parecía sentirse realmente culpable. –Pero no se preocupen, no nos perdimos de nada interesante.

-¿A qué te refieres?- Edward gruño levemente cuando Jacob se acercó a Alice.

-Deja de pensar en eso…mi pequeña no tiene tan malos gusto, Alice.

-Edward, ¿qué pasa?- Solté su mano y voltee a verlo.

-Ella cree que Renesmmee se va enamorar de un Vulturi.

-¡Esa es la mayor estupidez que he escuchado!- El cuerpo de Jacob había comenzado a temblar. -¡Ella me ama a mí, solo a mí!- Cada vez temblaba más, si no se controlaba, se convertiría.

-Jasper.- Susurre. E l volteó a ver a Jacob, quien rápidamente se relajó.

-Jasper, tu puedes saber si Ness aun me ama…- Ahora su voz era una súplica.

-En realidad no puedo.- Su voz fue tan relajada como siempre. –No percibí sus sentimientos.

-¿Eso es posible Carlisle?

-Puede que sí.- Carlisle desapareció y cuando regresó llevaba un libro en las manos. –Según esto, había un ser que junto con su Clan eran inmunes a los dones, tanto físicos como mentales.

-¿Quién es?- Emmett por fin hablo.

-Una chica…

-Se más específico.- Rose parecía desesperada.

-La ex novia de Alec.- Carlisle hablo mientras buscaba algo en el libro. –Su Clan ataco a los Vulturi, les causaron muchas bajas, casi acaban con ellos y de pronto escaparon, después de 14 días de pelea, justo un día antes de la Luna Llena.

-Eso es ilógico…si casi los acaban, ¿por qué irse?- Edward había tomado el libro.

-Tal vez tenía un secreto…y Ness lo sabe.- Dijo con burla Jacob. Todos volteamos a verlo. –Es broma, si así fuera, ella nos lo diría.

-Vamos.- Edward comenzó a correr tomándome de la mano. –Esta es la enfermería.- Se detuvo frente a una puerta de donde se podía percibir el aroma de Ness. Edward abrió la puerta.  El cuarto se parecía a la oficina de Carlisle cuando estaba embarazada, pero esta además tenía instrumentos de laboratorio.

-Hola, soy Angélica.- La chica que estaba en la Sala de Tronos salió de una puerta gris junto con una brisa fría, era un refrigerador.

-Nosotros somos los Cullen, familia de Renesmmee. Ellos son Edward y su esposa Bella, Alice y su esposo Jasper, Rosalie y su esposo Emmett, el novio de Renesmmee, Jacob, mi esposa Esme y yo soy Carlisle.- Carlisle hablaba mientras nos señalaba a uno por uno.

-Es un placer conocerlos.- Angélica se acercó rápidamente a Alice, Jasper movió a Alice hacia atrás de él, pero ella se colocó al frente otra vez. –Alice, lo que hiciste fue maravilloso.

-Gracias Angélica. ¿Podemos hablar un momento?

-Claro, acompáñame.- Ambas se dirigieron hacia el refrigerador y cerraron la puerta después de entrar.

-¿Qué dicen?- Todos volteamos a ver a Edward, creyendo que él podría escuchar sus pensamientos, porque las voces no se lograban oír.

-No lo sé, no logro escuchar los pensamientos de ninguna de las dos.

No hay comentarios: