¡Noticias!

Después de casi un año sin publicaciones o avisos, he regresado y con nuevas (y espero buenas) noticias.
El blog no solo tendrá las historias que ya conocen, sino que ahora también encontrarán los capítulos de algunos libros, subiré nuevos capítulos de libros e historias por igual.
Espero que no hayan olvidado el blog y que pronto seamos más.
Lili Vulturi Mellark.

Seguidores

20 oct. 2014

Capítulo 31

-Alec, necesito a Ness en la enfermería en 10 minutos.- La voz de Angélica hizo que despertará, Alec puso su dedo indice sobre mis labios para que no hablara.
-“Parate, yo voy al baño mientras tu te vistes, abrelé la puerta y dile que me estoy arreglando.”

Angélica comenzo a alejarse, justo cuando cerre la puerta del baño Alec abrio la puerta de la habitación.

-Acaba de despertar, apenas se va arreglar.- La voz de Alec no podía ocultar su felicidad.
-Bien, pero que no tarde.

Coloque los zapatos en el piso, meti mi pie dereecho primero y al intentar meter el izquierdo todo a mi alrededor comenzo a dar vueltas, la vista se me nublo, el aire me faltaba.

-Ness…- Era la segunda vez que Alec em atrapaba al caer.

{…}
-¿Qué le ocurre?- Angélica le sacaba sangre a Ness y la colocaba en distintas maquinas o  sacaba un poco de un tubo y la veía en el microscopio, Ness estaba conectada a varios aparatos para vigilar los latidos de su corazón, la persión y su respiración.
-Hay algo mal en ella…- Angélica anotaba los cambios de Ness cada minutos. –Su cuerpo no esta aceptando los nutrientes de la comida. ¿Cuando fue la última vez que comio?
-Anoche, comio ensalda, carne y un pastel.
-Arreglatelas para meter sangre de un animal en un vaso o botella.

Salí corriendo de la habitación, fui a la cocina por varios vasos de malteada y justo cuando salí del castillo Jeremy iba entrando.

-¿A dónde vas?
-Necesito sangre animal.
-¿Es para Ness? ¿Te puedo ayudar?

Con ayuda de Jeremy logre  llenar cuatro vasos con sangre de venado. Al entrar en la habitación Ness estaba despierta.

-Dame los vasos.- Angélica le coloco un popote al vaso y se lo dio a Ness. –Bebelo todo.

Ella comenzo a tomar, acababa de tragarlo cuando cuando su pecho comenzo a moverse bruscamente, Angélica le el bote de basura para vomitar.

-No funcionó.
-Ya me siento bien.- Ness intento sonreir para tranquilizarnos pero sus labios ya no tenían color.
-Podríamos probar con sangre humana.- Ella movio la cabeza a los lados con fuerzao ante la idea de Angélica.
-No me puedo permitir tener los ojos rojos, los prefiero grises.
-Podría tomar de mi sangre.- Jeremy hablo fuerte, con mucha decisión.

{…}
La idea de Jeremy no me parecía tan buena, cada vez que esta cerca de mi tengo que usar todo mi autocontrol para no matarlo, huele delicioso.

-Para no arriesgarte te sacaré solo un litro de sangre, si la acepta tendrás que ser su donador permanente, o hasta que encontremos otra forma de nutrirla.

Jeremy asintió con la cabeza. Angélica puso una aguja en la vena del brazo derecho de él, la conecto a un tubo y este a una bolsa, cuando la bolsa estuvo quito la aguja del brazo de Jeremy, separo la aguja del tubo y se acerco a mi. La sangre era tan deliciosa como la de cualquier otro hijo de la luna.

-Su piel tiene más color.-Alec sonreía mientras de sostenía la mano derecha, yo detenía el tubo en mi boca con al mano izquierda.
-Su pulso mejora.- Angélica anotaba mis cambios en una libreta. Alec levanto la mirada y su cara era de preocupación de nuevo.
-Sus ojos estan brillando, parace que sus ojos son de plata.- Solte el tubo de sangre ante las palabras de Alec y tome el espejo que estaba en la comoda junto a la cama. El iris de mis ojos ya no era de un gris opaco, ahora tenia un tono metalico, brillaba como la plata bajo la luz.
-¿Qué me ocurre?
-Tu cuerpo esta aceptando muy bien la sangre, esta formando parte de ti, todo es normal.
-Entonces tendre los ojos así para siempre.- No quería ni pensar en que dirían mis padres al ver mis ojos así.
-Puede ser, no estoy segura.

Cuando me termine dos litros de sangre, Angélica había dicho que ya podía irme, Alec me había llevado a mi cuarto cargando, cuando em dejo en la cama mi celular comenzo a sonar.

-Voy a platicar con Angélica.- Alec salió de la habitación.
-Hola.
-Ness, no se que esta pasando en Volterra, se que estas bien, pero tu cumpleaños ya pasó y tus padres quieren ir por ti.
-No pueden, Alice, tienes que detenerlos.
-No, no lo haré, estarán más seguros aquí.
-¿Quiénes van a estar seguros?
-Angélica te lo va a decir

Mi tia corto sin dar más explicaciones, Angélica entro en la habitación  y cerro la puerta rapidamente, tenía una hoja de papel doblada en tres en su mano derecha y una gran sonrisa.

-No se lo diga a nadie más, yo mantendre el secreto.- Me dio la hoja y salió de mi habitación, antes de que pudiera ver que decía Alec entró.
-¿Qué te dijo Angélica?- Apenas había logrado esconder la hoja antes de que él entrara.
-Nada, ¿por qué?
-Me dijo que no podía decirme algo seguro sobre tus ojos hasta que tus resultados estuvieran listos, los vio, escribio unas cosas luego los imprimio y salió corriendo.
-A mi no me dio nada.
-Entonces voy a buscarla.

Saque la hoja de debajo de mis piernas y la abri. Con letras negritas se leían las letra HCG y algunos numeros junto a ella, en la parte de arriba de los numero decía, “Cantidad ancontrada” y  “Cantidad normal”. En rojo, decía, embarazada.

No hay comentarios: