¡Noticias!

Después de casi un año sin publicaciones o avisos, he regresado y con nuevas (y espero buenas) noticias.
El blog no solo tendrá las historias que ya conocen, sino que ahora también encontrarán los capítulos de algunos libros, subiré nuevos capítulos de libros e historias por igual.
Espero que no hayan olvidado el blog y que pronto seamos más.
Lili Vulturi Mellark.

Seguidores

24 oct. 2014

Capítulo 33

{…}
Escuche que alguien toco mi puerta tres veces, el olor que provenía del otro lado de la puerta era de Alec.

-Adelante, aunque sabes que puedes pasar sin tocar.- Le dije con un tono juguetón.
-Cullen, te buscan-me dijo Alec de la forma más fría que pudo, le iba a preguntar porque me hablo así, pero en ese momento entro mi mamá y me abrazo.
-Ness, ya te puedes ir, ellos no tienen por qué retenerte más.- Me dijo ella muy emocionada.

Cuando vi a Alec pude ver la tristeza en sus ojos, una tristeza que yo cause, una tristeza que le prometí nunca más tendrían sus ojos, ahora he roto mi promesa y su corazón, aunque quiera estar con Alec sé que debo irme con mi familia, por mi hijo. Alec salió corriendo.
Abrase más fuerte a mi mamá, y comencé a llorar, el hecho de haberlo perdido me dolía más de lo que debía ser, nunca pensé decirlo, pero me enamore, me enamore de alguien prohibido, me enamore de un Vulturi.
Mi mamá comenzó a preparar mis maletas, comenzó a recolectar las prendas que deje tiradas la última noche que Alec y yo estuvimos juntos. Corrí y detuve su mano antes de que pudiera sacar la sudadera negra de Alec de debajo de mi cama.

-Yo puedo recoger la cama, ¿podrías ayudarme a acomodar mis vestidos?
-Claro.- No volteo a verme al levantarse y comenzó a guardar mis vestidos limpios en una maleta y los sucios en otra.
-Creo que deje un vestido en el baño.- Ella entro a sacar el vestido, yo aproveche y saque la sudadera, la sentí algo pesada pero no tuve tiempo de revisarla, solo la metí debajo de todos mis vestidos limpios.
-¿Son todos?- Me pregunto al salir con toda mi ropa en sus manos.
-Sí.
-Si te vas a despedir de alguien hazlo rápido.- Mi mamá salió de mi habitación cargando dos de mis maletas, tendría que hacer al menos 4 viajes para llevarlo todo y por extraño que fuera iba a velocidad humana.

Me acerque a la habitación de Alec para hablar con él, pero no estaba ahí, de su cuarto no provenía su aroma. Salí corriendo hacia la torre del castillo donde estuvimos juntos. Sabía lo que tenía que hacer, romperle el corazón, tenía que irme con mis padres, por mi hijo, por él soy capaz de separarme de la persona a la que amo.

{…}
-Alec, necesitamos hablar.-La queda voz de una Renesmmee que apenas y contenía las lágrimas interrumpió el silencio de nuestra torre del castillo.
-Yo no tengo nada que escuchar.- Respondí sin apartar la vista del horizonte, de aquel crepúsculo que daba lugar al final de un día más, el final del día en que perdí a Ness para siempre.
-Por favor…..escúchame….necesi…
-Vete, vete con tu estúpido perro.- Ni siquiera sabía porque le hable así, era como si mi frustración por no poder retenerla la dejara salir alejándola más.
-No le digas estúpido, Jake es alguien importante en mi vida.
-Más importante que yo….-Dije dolido, pensé que en el mes que estuvo aquí lo había superado y ahora solo me amaba a mí.
-No, tú eres más importante.- Sus palabras fueron sinceras.
-Entonces quédate, quédate conmigo. -Me levante y la tome suavemente por los hombros- Haz sido feliz durante este mes y lo puedes seguir siendo por el resto de tu existencia, junto a mi nada te faltara…
-No puedo…
-¿Por qué?- Mis palabras pasaron de la tristeza al enojo, la amaba demasiado como para dejarla ir.
-Eres un Vulturi, yo una Cullen, nuestros clanes siempre se han odiado….casi me matan…-Aunque en el fondo sé que ella no quería usar esas palabras conmigo, las escuche tan reales que me hirieron de sobremanera.
-Eso no perecía importarte en los últimos días, menos cuando te entregaste a mí…
-Cometí un error y ahora me doy cuenta.-Las palabras de Ness sonaron fuertes y seguras. Todo era real.
-No hablas enserio.- Solté a Ness y me alejé lentamente de ella.

{…}
Alec volteo, dándome la espalda, así era mejor, es difícil mentirle a la persona a la que amas si al miras a los ojos.

-Lo hago, yo no te amo…si eres tan importante en mi vida es porque era el dueño de mi primera vez, solo por eso…la canción la escribí pensando en Jake, no en ti…no te amo, nunca te amé. Lo lamento, de verdad lo lamento.-Salí corriendo de allí. Los recuerdos de lo ocurrido en esa torre se volvieron realmente dolorosos, no podía pensar en una vida sin Alec, al menos tendría una pequeña parte de él junto a mí, nuestro hijo. Recorrí rápidamente los pasillos, pasillos que guardaron en secreto nuestra relación, pasillos confidentes que ahora veían aquel hermoso y puro amor desaparecer, desaparecer por culpa de las reglas, reglas sobre con quien te puedes relacionar y con quien no y nosotros  las rompíamos. Aunque quisiera quedarme quería que mi hijo estuviera a salvo, aquí no está seguro, solo con mi familia podría protegerlo.

Cuando llegue a mi cuarto ya no estaban mis maletas, solo estaba Angélica.

-Tu familia te espera en la recepción.- Su voz era triste.
-Gracias, gracias por todo.- La abrace y llore. –Te voy a extrañar, no quisiera irme, pero tu y yo sabemos porque lo hago.- Me separe de ella y la tome por los hombros suavemente. –Si en algún momento tienes oportunidad de decirle mi razón de irme, hazlo, dile la verdad, pero que solo tú y él lo sapan.- Le di una rama de verbena. –Con una sola flor de esto cerca de ti, ningún don mental te podrá dañar.
-Gracias, le di a tu mamá una hielera con varias bolsas con la sangre de Jeremy, recuerda tomar dos litros al día, si vuelves a sentirte mal, llámame, te mandaré más sangre la próxima semana.
-Sobre, ya sabes… ¿en cuánto tiempo crees que?
-Considerando lo que me contaste, calculo como máximo dos semanas.

Salí corriendo de la habitación, antes de llegar a la recepción tome aire y me concentre en mi rostro, sería difícil pero nadie puede notar lo que me pasa, no antes de pedirle ayuda a alguien, no voy a permitir que sepan que mi hijo es de Alec.

No hay comentarios: