¡Noticias!

Después de casi un año sin publicaciones o avisos, he regresado y con nuevas (y espero buenas) noticias.
El blog no solo tendrá las historias que ya conocen, sino que ahora también encontrarán los capítulos de algunos libros, subiré nuevos capítulos de libros e historias por igual.
Espero que no hayan olvidado el blog y que pronto seamos más.
Lili Vulturi Mellark.

Seguidores

3 may. 2012

Capítulo 7:


{…}

Después de colocarme la pijama me lave la cara y los dientes. Me acerque a la cama y me arrope con el gran edredón purpura.

~~El calor proporcionado por el edredón desapareció, ahora solo sentía frio y todo a mi alrededor olía a bosque, a casa. Al abrir los ojos me encontré con lo más hermoso, el claro a donde siempre iba con mis padres los domingos. Me puse de pie y al ver mi cuerpo me percate de porque sentía tanto frio, estaba cubierta solamente por mi pequeño short azul y mi blusa de tirante negra.

Camine hacia la casa de mis abuelos, que era básicamente donde pasábamos la mayoría del tiempo, aunque teníamos nuestra casa nos gustaba estar en la mansión con el resto de nuestro Clan.

-Niños métanse ya, va llover y no quiero que se enfermen.- Una chica de cabello cobrizo y rizado les gritaba a un par de niños de no más de 7 años.

Los dos pequeños corrieron a ella y se le aventaron encima.

-Te queremos mami.- Los niños que había visto correr ahora estaban sobre mí.

La niña se parecía a mí pero tenía los ojos verdes. El niño se parecía a… eso no puede ser… ese niño es el vivo retrato de Alec solo que con los ojos chocolate.

-Dejen a su mamá levantarse.- Unas pálidas manos tomaron por las cinturas a los niños levantándolos sobre mi cabeza y poniéndolos a mis lados. –Te ayudo.- Una mano apareció frente a mí, mi ángulo de visión no me permitía ver su rostro pero su voz me decía quién era. Alec Vulturi estaba frente a mí.

-¡Vulturi, te necesitan adentro!- Era la voz de Jake, no había duda. Alec me tomo de la cintura y me levanto, cuando me encontré en equilibrio a su lado soltó mi cintura.

-Regreso en un segundo, mi princesa.- Alec me dio un beso en la comisura de los labios y salió corriendo hacia la mansión.

-Creí que nunca más te vería.- Jake se encontraba frente a mi con unos pantaloncillos rasgados y una playera ligera.

-Apestas a perro.- Le dije con desagrado, aunque lo hiriera era la verdad, aunque hasta ahora me daba cuenta del olor.- Antes no olías así.

-Siempre he olido de la misma forma, solo que ahora tu eres un vampiro. -Tomo mis manos y las puso en su pecho. -¿Lo sientes?, mi piel arde bajo tus heladas manos.- Quite rápidamente mis manos, ahora era tan blanca como mis padres…~~

Me levante sobresaltada por el sueño. Era imposible que fuera un vampiro, yo sería eternamente hibrida, se supone que no habrá necesidad de cambiarme, ¿o la habrá?

Aunque ser vampiro no era tan malo. Lo peor era el padre de los niños.

-Renesmmee es solo un sueño. Alec te odia y tú lo odias a él. Nunca estarán juntos y menos tendrán hijos.

Me dirigí al baño, me lave la cara y al regresar a la cama me di cuenta de que no iba a conciliar el sueño nuevamente.

-Tal vez Alec ya le haya preguntado a Aro.-Me coloque un suéter ligero y salí de la habitación. –Ojala me abra.- Toque lentamente la puerta y al instante la puerta se abrió.

-Cullen.-Alec sonrió ligeramente cuando me vio, aunque intento disimularlo.

-Me preguntaba si ya hablaste con Aro sobre ir  cazar.- Pregunte algo temerosa.

-Sí. Dijo que podías cazar en el bosque cercano, pero que tendría que acompañarte, solo por si quieres huir.

-¿Podemos ir ahora?- Mi voz fue queda y torpe.

-Claro. Cámbiate y nos vemos en 10 minutos frente al escritorio de Heidi.

Regrese a mi habitación, fue a mi maleta y saque el ultimo conjunto de ropa ~que no era para fiesta~ de mi maleta y me lo coloque lo más rápido posible.

-¿Vas a cazar con esa ropa?- Pregunto Alec al ver mi atuendo.

-Sí.- Dijo con superioridad. –Mi tía Alice me enseño a cazar sin derramar una gota de sangre sobre la ropa.

-¿Quieres ir corriendo?- Lo mire mal, él alzo las manos intentando controlarme. Bien, iremos en mi auto.


-Para ser Vulturi sabes elegir autos. Yo siempre he querido un Lamborghini, pero mis padres dicen que no son para mi, que yo necesito uno blindado por mi forma de manejar.

-¿Quieres manejar hacia el bosque?- Alec extendió su mano derecha con la lave en la palma.

-Alec yo…no se…si sea…- Alec tomo una de mis manos y coloco las llaves en ella.

-Apresúrate antes de que me arrepienta.

El ronroneo del motor al encender fue magnifico.

-Acelera a fondo.-Las palabras de Alec me impulsaron a pisar el acelerador a fondo causando que las llantas rechinaran al correr de manera espontanea.

-No manejas mal.- Dijo mientras se colocaba una chaqueta de cuero que estaba en el asiento trasero.

-Lo dices porque aun no choco.- Sí, había chocado, por eso no me dejan tener auto. Jake y yo íbamos a Port Angeles, gire en la intersección, cuando vi el auto enfrente intente frenar, pero las llantas de Ferrari de mamá derraparon por la carretera mojada por la lluvia, choque el auto por detrás con fuerza…mis manos apretaron con fuerza el volante mientras intentaba retener las lágrimas que amenazaban con salir.

-¿Qué ocurre?- Alec se veía nuevamente preocupado.

-En el choque por el cual no tengo auto…casi muere alguien…un niño que iba jugando en el asiento trasero, el golpe lo izo volar hacia el frente estrellándolo contra el parabrisas, la fuerza fue tal que el cristal se rompió.- Ahora las lagrima mojaban mi cara cayendo sobre mis piernas. Había detenido el auto antes de que algo malo pasara. -El pequeño apenas sobrevivió.

-No fue tu culpa.- Alec sonaba sincero, pero sabía que fue una estúpida al ir tan rápido sin precaución. En el choque también Jake y yo salimos heridos, él se rompió una pierna y yo tuve una fuerte contusión cuando mi cabeza choco contra el volante.

-Lo fue, tenía que haber sido cuidadosa.- Repentinamente Alec me abrazo, al principio se sintió raro, pero se volvió reconfortante. Mamá es la única que puede lograr reconfortarme cuando recuerdo el choque…“Dejen a su mamá levantarse.” Ante le recuerdo separe a Alec de mi y arranque de nuevo…

1 comentario:

Maria O.D. dijo...

¡Hola! Hace mucho que no venía por aquí, vengo a ponerme al día. Que sorprendente el sueño, pero no me desagrada. Alec es lindo.