¡Noticias!

Después de casi un año sin publicaciones o avisos, he regresado y con nuevas (y espero buenas) noticias.
El blog no solo tendrá las historias que ya conocen, sino que ahora también encontrarán los capítulos de algunos libros, subiré nuevos capítulos de libros e historias por igual.
Espero que no hayan olvidado el blog y que pronto seamos más.
Lili Vulturi Mellark.

Seguidores

20 sept. 2011

Capítulo 23: Boda

Ya había llegado el tan esperado día, hoy me casaría con Alec…
-Mar ya deja de moverte, no te puedo peinar.
-Lo siento Jane. –Me quede quieta y en menos de 15 minutos Jane ya había terminado mi peinado.- Gracias Jane, eres fantástica con los peinados. –Abrase a Jane y ella me devolvió el abrazo, digamos que nuestra relación a mejorado desde hace unos 4 días.

-Ya suéltense, que viene lo mejor. –Dijo Jessica y con un poco de dificultad entro al cuarto con una gran bolsa para ropa, la colgó en el perchero y abrió la bolsa. -¿Qué te parece?
-¡Es hermoso!
-Jane… -Ella cerró la puerta con segura y luego coloco el ropero contra puerta.- Mar ven.
Me acerque y sin que yo me percatara de algún movimiento Jessica me quito la bata que tenía.
-Toma, algo prestado, -dijo y me dio unas zapatillas,- cierra los ojos y alza los brazos, Jane ayúdame, -sentí como la tela se deslizaba por mi brazos y cubría mi cuerpo,- algo nuevo, el vestido; algo azul…

-Mi regalo de bodas para Mar, toma, espero que te gusten. –Dijo y me dio una pequeña cajita, como siempre de terciopelo negro.
-Gracias Jane, son hermosos:

-Lo azul ya está, solo falta algo usado.
-Mi collar, no me lo he quitado desde que me lo dio Alec.
-Perfecto, entonces solo faltamos nosotras Jane.
Jessica salió del cuarto y regreso con 2 enormes bolsas, toma, póntelo rápido, la ceremonia inicia en 15 minutos.
Jane regreso con un hermoso vestido azul (Jessica y Jane llevan el mismo vestido):

-¿Y los ramos? –Jessica solo sonrió ya que se le habían olvidado.- Yo voy por ellos, en tu cuarto ¿verdad?
-Sí.
Jane regreso después de unos segundos pero no venía sola, Marco la acompañaba, él me llevaría al altar.
-Te vez hermosa Mar.
-Gracias Marco. –Jane me dio mi ramo, ella y Jess salieron del cuarto, Marco y yo las seguimos.
-Cuando yo comience a caminar cuenta 5 pasos y camina detrás de mí lentamente. -Cuando Jane que iba adelante comenzó a caminar también comenzó la marcha nupcial, conté cinco pasos después de que Jess avanzo y empecé a caminar junto con Marco al ritmo de la música, ver a todos los Vulturi reunidos ahí me hizo sentir demasiados nervios, quite mi mirada de ellos y empecé a buscar a Alec, cuando lo vi parado frente al altar con esa gran sonrisa desee que la música fuera más rápido, solo deseaba estar junto a él, y decir “acepto”.

Cuando por fin llegue junto a Alec, Marco puso delicadamente mi mano sobre la de él, el tacto con su piel me hizo despertar de mis ensoñaciones en donde solo lo veía a él y a nadie más mientras caminaba.
Padre: Hermanos estamos reunidos aquí para celebrar la unión de estas dos personas en sagrado matrimonio…Mar Rosales aceptas a Alec Vulturi como tu esposo, para cuidarlo en la salud y la enfermedad, en el dinero y la pobreza? (no sé qué más va)
-Acepto. –Mis sonaron seguras, ahora que estaba aquí, junto al hombre que amo no había duda alguna que era esto lo que quería para la eternidad.
Padre: Alec Vulturi aceptas a Mar Rosales como tú esposa, para cuidarla en la salud y la enfermedad, en el dinero y la pobreza?
-Acepto. –Las palabras de Alec se oían con total seguridad. Alec y yo nos pusimos los anillos (creo que es aquí cuando sucede, no sé muy bien, no he ido recientemente a una boda):

Padre: Por los poderes que me concede la iglesia los declaro marido y mujer, cuanto duren sus vidas. Puede besar a la novia.
Alec me agarro dulcemente la cara y me beso, por un momento olvide todos los aplausos que habían comenzado, solo estábamos Alec y yo, besándonos, disfrutando de nuestros primero minutos como pareja.
El padre se fue antes de que comenzara la fiesta ya que según él tenía que ir a otra boda.
Después de unas horas Jane y Jessica se acercaron a nosotros e intentaron separarme de Alec…
-Alec, suéltala, se les va hacer tarde para tomar el avión…
-Eso puede esperar.
-¡Tienes tres segundos para soltarla si no quieres que le diga a donde van a ir de luna de miel! – Ante las palabras de Jessica Alec me soltó y dejo que ellas me llevaran de nuevo dentro del castillos, se me hizo eterno cruzar aquellos largos pasillos hasta la recamara de Alec.
Adentro ya estaba el vestido que me había probado, Jane m equito el vestido de novia mientras Jessica me colocaba el vestido para el viaje, antes de que les `pudiera pedir que me ayudaran con el peinado Jane con unos rápidos movimientos me deshizo aquel hermoso peinado.
-Tus maletas ya están en el auto de Alec… -Jess y Jane me llevaron hasta la cochera, subí al auto y mientras atravesábamos el patio trasero todos los Vulturi se despidieron de nosotros, antes de alejarnos totalmente vi que Alexis se arrodillaba y le mostraba algo a Jane, al parecer le había pedido matrimonio...
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
El siguiente capítulo va ser sobre la luna de miel...por ahora solo espero que este capítulo les allá gustado.

19 sept. 2011

Capítulo 22: El primero en transformarse

{…}
-¿Para qué?
-Quiero que me transformen hoy…
-¡¿Qué?! –El grito de Alec me sorprendió, ya que yo pensaba hacer lo mismo.- ¡¿Sabes que cuando despiertes lo único que vas a querer es sangre?! ¡La única humana que va estar cerca será Mar y yo no dudare en atacarte si tú te le acercas intentando dañarla!
-Alec, aunque me transforme siempre reconoceré a mi hermanita, nunca la atacaría, la conciencia no me dejaría vivir.
-Alec, yo le creo, ayúdalo, no quiero que sufra en la transformación.
-Bien.
Alec, Jane, Alexis y yo nos dirigimos a la habitación de Jane, Alex se sentó en la cama, Jane se le acerco y antes de presionar sus colmillos en el cuello de él le dijo: “te amo”, después mi hermano cerro lo ojos, Jane enterró sus colmillos en su cuello, tape mis oídos pensando que mi hermano gritaría por el dolor de la ponzoña en la sangre, peor no pasó nada.
-Use mi don en él, se lo quitare poco a poco, ahora solo escuchara lo que pasa a su alrededor, pero no sentirá dolor. Lo que está pasando con tu hermano es lo mismo que aremos contigo.
-¿Cuándo va despertar?
-No se sabe, todo depende de él, algunos tardan solamente 3 días y otros tardan 1 semana o más.

Hoy pasaban tres días desde que mi hermano fue mordido, Jane lo acompañaba para que mi hermano supiera que nunca estuvo solo, en estos tres días Jane no se ha despegado de él ni siquiera para comer.
-Mar tu hermano está despertando. –Me dijo Alec mientras entraba a la biblioteca. Me levante y antes de que pudiera iniciar a caminar él me cargo y comenzó a correr, cuando llegamos al cuarto de Jane entramos sin tocar la puerta, Alec me bajo peor se paró frente a mí, cubriéndome para que mi hermano no me atacara.
-Cuñadito, te dije que aunque fuera neófito nunca atacaría a Mar, puedo estar cerca de ella sin morderla. Pero entiendo que no quieras que me le acerque, lo comprendo. Antes de que alguein mas pudiera decir algo Aro entro por la puerta sin siquiera tocarla y con una cara que parecía iba a matar a quien se le acercara.
-¿Es cierto? –Dijo mirando fieramente a mi hermano.
-¿Es cierto qué?
-Que quieres adoptar la dieta animal.
-Si es cierto, yo no quiero matar humanos.
-Si te dejare tomar esa dieta es porque eres alguien importante en la guardia, si fueras alguien más te obligaría a tomar sangre humana. ¿Y tú Mar?
-¿Yo que?
-¿Quieres la misma dieta que los Cullen?
-Sí.
-Bien, al igual que tu hermano te dejo por lo importante que serás en la guardia. Jane lleva a Alexis al bosque para que pueda casar.
-Sí señor.
Jane y Alexis salieron de la habitación, Alec y yo fuimos a nuestra habitación, adentro estaba Jessica con dos bolsas negras de ropa, una en cada mano, cuando estuvimos dentro d el a habitación ella cerró la puerta, colgó las bolsas en el perchero de pared de Alec y las abrió, nos entregó el contenido y nos ordenó ponérnoslo.
Alec se puso aquel hermoso traje negro, se le veía genial, era perfecto para su cuerpo…
-Mar te vez hermosa.
–Gracias. –Yo llevaba un sencillo vestido, que según Jessica usaría para que nos fuéramos de viaje a la luna de miel, de la vual aun no sabía le destino.
-A los dos les queda perfecta la ropa, solo falta al prueba de Jane y Alexis. Guarden con mucho cuidado la ropa, iré a hacer que acepten los que me faltan que se prueben la ropa. –Dijo y salió del cuarto, yo salí tras ella y antes de que entrara al cuarto de Jane l hable.
-Jessica, ¿no me voy a probar el vestido de novia?
-No, con que te pruebes ese vestido es suficiente.
-Alexis, Jane necesito que se prueben unas cosas para la boda.
-Lo are por mi hermano, su felicidad y mi cuñada Mar. –Aun me sorprende que Jane me allá empezado a querer.
-¿Y tú Alexis?
-Ni loco, odio la ropa de etiqueta.
-No quería llegar a estas extremos pero si tú lo deseas… ¡Sera mejor que te pongas el traje que te voy a dar si no quieres decirle adiós a tu amiguito gracias a un rayo!
-Por eso decía que me dieras la ropa.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Mañana publicare el capítulo de la boda...

18 sept. 2011

Capítulo 21: Poniendo en marcha el plan

 Maratón 3/3 


{…}

Ya habíamos arreglado todo para el accidente, decidimos que Jane y Alexis irían en una auto por un lado y Alec, Jessica y yo iríamos en otro auto, cuando la lluvia empezara ya habrían 3 vampiros esperando a que los autos comenzaran a caer para detenerlos, después nosotros saldríamos de los auto y los autos serían quemados, en los informes policiacos se diría que los autos derraparon por tanta agua y al caer se rego un poco de aceite y en cuanto al fuego dirán que se inició por que una de nosotras llevaba un cigarrillo encendido cuando el auto comenzó a caer. Era el plan perfecto, solo faltaba ponerlo en marcha.
Cuando regresamos a casa había 10 llamadas perdidas, todas del celular de mamá, así que decidí llamarla para que no se preocupara.
---- Llamada telefónica ----
-Hola mami.
-¡¡¿Don estaban?!! ¡¡Llevo marcándoles horas!!
-Fuimos a visitar a la familia de Alec, nos quedamos a comer con ellos y Jessica y Afton decidieron que sería bueno realizar despedidas de solteros, así que Jane, Jessica y yo organizamos la mía y Alec, Alexis y Afton organizaron la suya.
-¿Quién es Afton?
-Es hermano de Jessica
-¿Cuándo serían las despedidas?
-El sábado.
-¿En dos días?
-Sí, no me había dado cuenta que sería tan pronto.
-¿No pude ser después?
-Lo dudo, es que bueno…Alec y yo…queremos que la boda sea…mmm
-¿Si?
-El día en que llegue a Volterra
-Bueno, ustedes son los que se van a casar, así que pueden decidir la fecha, tu padre y yo intentaremos llegar ese día sin importar nada. Dile a tu hermano que lso queremos.
-Si mama, yo le digo.
---- Fin de la llamada ----
Apenas escuche que mi mamá ya había colgado me puse a llorar, ellos no estarían en mi boda, estarían en mi funeral…
Subí a mi habitación aun llorando y me encontré a Alec sentado en mi cama, cuando me vio corrió a abrazarme.
-Alec, hable con mi mamá…
-¿Por eso lloras?
-Es que…me di cuenta que mis padres no estarían en nuestra boda.
-Pueden estar, simplemente cancelamos el plan de la despedida.
-No, mis padres sufrirían más si yo estuviera casada cuando ocurre el accidente, además sería más difícil que mi hermano muera.
-Tienes razón, entonces el plan sigue en marcha.
-Sí…
Al día siguiente le enseñe a Alexis a controlar su don, cuando logro sacar la primera flama me sorprendí, su fuego era azul, después de practicar 2 horas el aprendió a lanzar bolas de fuego, estaba aprendiendo muy rápido, creo que era por su fuego, ya que después de las 2 horas él no estaba sediento como yo en mi primera clase.
Ya era sábado, a las 6 y media baje mis maletas y espere a que llegare Jane y Alec en sus autos, vi que dos autos se acercaban a una alta velocidad pero pensé que no eran ellos porque no conocía los autos:
Aquello autos se estacionaron frente a la casa y del Audi bajo Jane, cuando mi hermano al vio corrió a abrazarla y a darle un beso, del mercedes bajo mi querido Alec.
-Hola preciosa. –Me dio un dulce beso.- Jessica va llegar en unos momentos junto con Marco para llevarse las maletas, cuando el auto ya se allá alejado nosotros nos iremos tal y como ya habíamos decidido. –Alexis y yo asentimos.
Cuando Jessica llego los nervios se apoderaron de mí, cuando la vi mi estado no mejoro, parecía ida, sus ojos ya no eran rojos ahora eran de un color gris claro como el cielo en estos momento.
-Alec, ¿Por qué esta Jessica así?
-Porque está usando su don en toda Volterra.
Marco subió las maletas a su auto, o más bien al auto de Alec, me dio un abrazo y me dijo que todo saldría bien, después le dijo lo mismo a Alexis y se fue. Cuando el auto ya estaba lejos nos fuimos a nuestros autos.
Yo me senté enfrente junto con Alec, Jessica se sentó atrás. Al mismo tiempo Alec y Jane arrancaron los autos, después de unos minutos los perdí de vista, voltee a ver a Alec y vi que no tenía cinturón de seguridad puesto.
-Alec, ¿y tú cinturón?
-Si te voy a proteger cuando iniciemos a caer me va a estorbar.
Antes de que pudiera decir algo más empezó una fuerte lluvia, llena de truenos, rayos, la lluvia impedía que viera bien pro el parabrisas, vi por el espejo retrovisor que Jessica saltaba fuera del auto atravesando la puerta del lado del piloto, después Alec dio un volantaso, antes de que pudiera reaccionar Alec estaba sobre mi cubriéndome con su cuerpo de los golpes, tras cada vuelta del auto el hacia una leve mueca de dolor, la lluvia comenzó a detenerse al igual que el auto, cuando el auto dejo de girar alguien arranco el techo, Alec salió primero y después me ayudo a salir.
Cuando salí vi a Demetri y Afton sosteniendo el auto para que no callera pro el barranco que estaba a mi derecha.
-Mar, quema el auto. -Encendí mis manos en fuego y lanza una bola de fuego al auto, Demetri y Afton soltaron el auto dejándolo caer por el barranco.- Lánzale otra bola de fuego, solo para asegurarnos que no quede mucho rastro del auto.- Hice lo que Alec me pidió, le lanza varias bolas de fuego al auto, en la décima bola el auto exploto, haciendo una especie de fuego artificiales.- Bien hecho. –Jessica se acercó a nosotros la lluvia que antes caía fuertemente ahora caía de una manera aceptable, al menos ahora si veía a 1 metro lejos de mí.
Alec me cargo en sus brazos, Afton le dio una capa que Alec se puso y con la que me cubrió un poco, cuando se aseguró que ninguna gota de agua me mojaba comenzó a correr, cuando llegamos al castillo yo no dejaba de llorar, solo pensaba como reaccionarían mis padres antes tal accidente.
-Tranquila, todo estará bien. –Las palabras de Alec lograron tranquilizarme lo suficiente para que impidiera que tantas lágrimas cubrieran mi rostro, ahora solo caían unas cuantas.
Al día siguiente la noticia del trágico accidente ya estaba en todos los medios de comunicación, para este momento nuestros padres ya sabrían lo ocurrido.
Mi celular que estaba sobre la masa de noche del cuarto de Alec comenzó a sonar, lo agarre solo para saber quién llamaba, el identificador decía, Mamá, Alexis entro a la habitación con el celular en la mano y me lo mostros, su identificador decía papá, yo no pude contener las lágrimas y comencé a llorar.
Después de unos minutos en los que Alexis me abrazaba Alec y Jane entraron a la habitación.
-Sus padres dejaron un mensaje en el teléfono de la casa que ellos conocen. –Dijo Jane
-¿Lo podemos escuchar? –Le pregunto a ellos calmando mis lágrimas un momento. Ellos intercambiaron una rápida mirada y después nos un celular.
-Sol dale play. –Lo ice, apenas escuche la voz de mi mamá comencé a llorar.
···Mensaje de voz···
Aro, Marco, Jessica...hay alguien ahí… (La voz de mi mamá daba a notar que estaba llorando) cuando escuchen este mensaje es porque ya estamos llegando a Volterra.
Nos acabamos de enterar del accidente que hubo, peor que aún no saben quiénes estaban en los autos implicados en e accidente, llamamos solamente para saber si nuestros hijos están bien…creemos que sí, porque dicen que los autos que explotaron eran un Audi y un mercedes, según Mar sus hijos no tiene esos autos, así que eso nos dio una esperanza de que nuestros hijos estén bien.
Por favor llámennos en cuanto escuchen el mensaje, necesitamos saber algo de nuestros hijos…
Tengo que colgar, ya vamos a aterrizar…
···Fin del mensaje···
Alec me abrazo y me dio un beso en el cabello para tranquilizarme, pero ahora nada me tranquilizaría.
-Marco esta de camino a tu casa, para explicarles a tus papas el accidente, Aro no va porque se supone esta arreglando el funeral, están planeando hacerlo el mismo día de la boda, para que tus papas no estén cerca del castillo, claro será así si tú lo deseas.
-Está bien, yo pensaba lo mismo.
Eso fue todo lo que hicimos hoy, cuando Marco llego preferí no saber nada de mis padres, no me quería sentir peor. Estaba recostada en la cama junto a Alec cuando entro Alexis y Jane.
-Alec, necesitamos tu ayuda. –Dijeron al unísono.
-Díganme. –Dijo él mientras se sentaba.
-Necesitamos exactamente de tu don. -Dijo mi hermano…
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
En el próximo capítulo sera la transformación de Alexis y los arreglos para la boda de Mar y Alec...

Capítulo 20: Decide

Maratón 2/3 

{…}

-¿Qué pasa con Alex?
-Aro quiere que él sepa la verdad, ya se enteró que él y tu tienen casi el mismo don, solo que el usa fuego azul.
-¿Qué? –Jane me conto lo que ocurrió mientras dormía, Alec también me conto algo que yo no creía que hizo.- Alec, eso hubiera facilitado todo, yo sería vampira y tú no hubieras tenido que sacrificarte pro salvarme.
-Si lo ice es porque quiero ser yo el que te transforme, además que si dejaba la ponzoña tu sería vampiro para cuando tus papas regresaran y no te les podrías acercar porque sería neófito.
-Hey, no estamos hablando de ustedes, estamos hablando de tu hermano Mar.
-Lo siento Jane.
-Como el digo la verdad.
-Dísela como tú consideres mejor.
-Tú lo dices porque para ti fue fácil decírselo a Mar.
-En realidad fue muy difícil, no sabía cómo comenzar, peor al verla a los ojos, me di cuenta de cuento la amaba y de que ella me amaba, fue entonces cuando encontré el valor de decírselo.
-Que tierno. –Abraza a Alec y le di un beso.- Si te tranquiliza Alec y yo estaremos afuera de la habitación, si Alex no te cree yo entrare, el mostrare mi don y confirmare lo que dijiste.
-Bien. –Jane salió de la habitación, Ale y yo la seguimos y nos quedamos afuera esperando a que Alex no el creyera, lo cual ocurrió muy rápido.

{…}
Cuando desperté ya no estaba en la sala de la excursión, estaba en un cuarto que parecía de chica, busque a alguien con la mirada y parada justo enfrente de mi estaba Jane, su cara parecía de sufrimiento.
-Alex, te tengo que decir algo.
-¿Qué pasa pequeña? –Jane se sentó junto a mí y me abrazo.
-No sé cómo tomaras esto, lo único que espero es que no me creas loca o que reacciones como Mar al enterarse.
-¿Qué pasa?, me estas comenzando a asustar.
-Alex, soy un vampiro.
-¡¿Qué!? Jajaja, que graciosa.
-Alex es la verdad.
-Créele. –Dijo Mar mientras entraba al cuarto.
-¿Es una broma verdad?
-No lo es, acaso crees que lo que paso con la planta el otro día fue broma.
-No, tal vez fue alguien que aventó un cigarrillo o algo así.
-Fui yo, mira. –Mar encendió sus manos en una llama roja.- Lo que ocurrió aquel día es verdad, al igual que lo que vez ahora y lo que te dijo Jane.
-Esto ya dejo de ser gracioso.
-Mira hermanito, será mejor que creas lo que te decimos, Aro está esperando a que Jane le diga que ya sabes la verdad para que vallamos los dos con él y tomemos una decisión, así que apresúrate.
-Bien, espera, ¿él que me acorralo era vampiro?
-Sí, al igual que la chica que los trajo al castillo.-Dijo Alec mientras entraba al cuarto.
-Bien, ahora díganme que tengo que decidir, o más bien ¿que tenemos que decidir?
-Decidiremos entre morir o transformarnos. –Me dijo Mar, que parecía ya había tomada una decisión.
-Me transformare, si lo hago es porque amo a Jane y quiero estar con ella para siempre.
-Gracias, no sabía que haría si tú no hubieras decidido transformarte.
-Entonces vamos a la sala de tronos para que les comuniquen su decisión a los líderes.
-¿Qué son, quienes?
-Aro, Cayo y Marco. –Dije Mar. Alec abrazo a Mar por la cintura y le dio un beso, luego le tomo la mano y salieron de la habitación. Jane comenzó a avanzar peor la detuve y antes de que pudiera decir algo la bese.- Creo que no es el mejor momento, peor, ¿quieres ser mi novia?
-Claro.
Nos dirigimos hacia la sala en donde había estado pro ultima vez, al entrar vi a varios vampiros, entre ellos estaba el que me acorralo.

{…}
Cuando entramos a la sala vi al vampiro que me había mordido, decidí hacerle una pequeña broma. En mi mano libre encendí una pequeña flama y se la arroje a la capa a aquel vampiro, quien al instante se me abalanzo encima, solo que esta vez no me toco ya que Alec me protegió y uso su don en él, me reí antes eso.
-Mar. –Me llamo Marco.- No vuelvas a atacar a alguien de la guardia.
-Intento matarme. –Dije en mi defensa.
-Eso merece un castigo. Alec quítale tu don a Afton. –Afton se levantó con todas las intenciones de atacarme de nuevo.- Deja que Mar se divierta un poco querido Alec.
-No te preocupes, aprendí muchas cosas con Alice. –Le dije y sonreí. Alec se movió y yo encendí mi cuerpo en fuego tal y como me enseño Dídima, Afton se alejó al instante de mi.- ¿No me querías atacar? –Seguí avanzando hacia él, justo cuando hice un látigo de fuego en mi mano listo para atarlo él huyo del estancia.
-Mar, los vampiros solo morimos con fuego. –Me dijo Alec mientras yo me relajaba y mi cuerpo dejaba de estar cubierto en llamas.
-Alexis, que bueno que nos visitas, creo que ya tienes una respuesta al igual que creo la debe tener tu hermana. –Dijo Aro mientras se acercaba a nosotros.
-Sí. –Dijimos al unísono.- Decidimos transformarnos.
-Que grata noticia. Solo díganos el día y nosotros los transformamos.
-Yo quiero que sea cuanto antes. –Dijo Alex y apretó un poco más la mano de Jane.
-Yo quisiera que fuera después de la boda. –Dije y le sonreí a Alec.-
Bien, entonces ya está decidido, solo queda un problema, que le dirán a sus padres.
-Yo sé que les dirán. –Dijo Jessica mientras entraba a la sala.- Ahora que sus padres están de viaje ustedes pueden decirle que vana  air a una despedida de solteros, durante el camino yo puedo provocar una gran lluvia, lo cual causaría que los autos en los que ustedes irían se accidentaran… -Jessica nos contó todo su plan, a mí no me agrado nada, mis padres sufrirían eso, pero era eso o exponerlos a lo qué seríamos nosotros después.

Capítulo 19: Perdón por esto

Maratón 1/3 
{...}
Hace 4 días me volví la prometida de Alec. Hoy mis padres no estaban en casa se habían ido pro 3 semanas en un viaje de negocias de mi papá.
-Mar, baja te tengo una sorpresa. –Grito Alex desde la sala.
-Dime.
-Conseguí dos lugares para ir a ver la torre de reloj.
-¿Enserio?
-Sí. (Aclaración, Mar no sabía que en ese castillo o torre vivían los Vulturi)
Alex y yo nos dirigimos hacia la torre en su auto, cuando llegamos vi a una hermosa chica parada frente a varias personas de diferentes edades, habían alrededor de unos 10 niños y más de 20 adultos.
La chica nos hizo pasar, después de pasar algunos pasillos vi un recuadro que me resulto familiar, de hecho no era uno, eran varios. El primero era de alguien parecida a Dídima, otro de Marco, Cayo, Aro, Alec, Jane y Jessica, a los demás no los reconocí, cuando regrese la vista hacia las personas distinguí a una señora rezando con un rosario que tenía como pulsera. Ella al igual que yo ya sospecha que pasaría, si en este lugar viven los Vulturi, dudo que seamos una visita.
 -Alexis, por favor vámonos ya, no me da buena espina este lugar. –No le podía decir Alec y Jane son vampiros al igual que el resto de su familia, al casa a la que fuimos no era suya, ellos viven aquí, si le decía eso me creería loca.
-Mar tranquilízate, nos iremos cuando el recorrido acabe, es mas ya solo falta una sala por visitar y está justo enfrente.
Me dijo mi hermano mientras señalaba una gran puerta de madera de más de 2 metros, la chica que iba enfrente abrió la puerta lentamente, dejando a la vista tres tronos en el centro de la sala con tres personas sentados en cada trono, todos siguieron avanzando, nosotros éramos los últimos, cuando escuche que la puerta se cerró detrás de mí voltee y vi a Jane.
-No debiste venir, yo solo puedo proteger a uno de ustedes, y sabes que elegiré a tu hermano. Pero Alec volverá cuando vea que no estás en tu casa –Dicho esto ella se abalanzo contra el vampiro que ya había acorralado a mi hermano y estaba a punto de morderlo, aquel vampiro salió volando, cuando cayó al piso inicio a retorcerse de dolor, vi que mi hermano se desmayaba, Jane no dejo que el tocara el piso, lo coloco sobre su hombro y salió de aquella sala.
Fue entonces cuando me percate de lo que ocurría a mí alrededor. Vi como las personas comenzaban a correr por todos lados, mientras varias personas o más bien vampiros se les aventaban encima y presionaban su boca sobre su cuello.
Corrí y me escondí tras una columna, no sabía qué hacer, o tal vez si…Me concentre todo lo que pude y encendí mis manos en fuego, solo por si Alec tardaba en llegar.
-Tú sí que hueles bien, preciosa. -Dijo una voz a mis espaldas, al voltear me topé con un hombre alto, tenía un poco de sangre en la camisa y también un poco desgarrada. Levante rápidamente las manos lista para quemarlo en cuanto se me acercara, antes de que pudiera reaccionar o defenderme él ya estaba sobre mí, sentía su aliento en mi cuello, el miedo se apoderó de mí y no pude hacer que el fuego saliera de nuevo por mis manos.
-Alec, te amo. –Fue lo único que dije antes de que aquel vampiro presionara sus labios contra mi cuello.
Sentí como si el fuego que mara mis venas y recorriera todo mi cuerpo este fuego no era igual que el que sentía cuando usaba mi don, este fuego si me dañaba, no solo era el calor sino también el dolor, de pronto deje de sentir esos labios tan fríos como témpanos de hielo aplastados sobre mi cuello.
El calor aumenta cada vez más, sentí como alguien me cargaba y me decía: “perdón por esto, ojala hubiera llegado antes”. El dolor desapareció de golpe y deje de oír todo a mí alrededor, era como si hubiera muerto.

{…}
Me dirigí a la casa de Mar para invitarla a comer conmigo, hoy llevarían a humanos al castillo y ahora que soy el prometido de Mar quiero dejar la dieta de sangre humana.
Cuando llegue no vi el auto de Alexis estacionado donde siempre estaba, eso me preocupo, salí del auto y note el efluvio de Mar, regrese al auto y abrí las ventanas, me fui guiando gracias al olor y el lugar a donde llegue no fue de mi agrado, vi el auto de Alexis estacionada enfrente del castillo, sentí los efluvios de él y Mar entrando al castillo, me apresure a entrar peor ya era demasiado tarde.
Afton estaba sobre ella, sus colmillos ya estaban enterrados en el cuello de Mar. Me abalance contra el aventándolo lejos de Mar.
-Perdón por esto, ojala hubiera llegado antes –Use mi don en ella, apenas salí de la sala enterré mis colmillos en las aberturas que había dejado Afton, su sangre era como fuego que quemaba mi garganta, sabía que tenía que detenerme, peor su sangre era la mejor que había probado. Me detuvo justo a tiempo, cuando me separe de su cuello para verla su piel ahora era de un color más claro, me había pasado un poco, me lente del suelo y seguí mi camino hacia mi habitación, al frente de su habitación estaba Jane, parecía que me esperaba, su cara demostraba culpabilidad, entonces recordé que solo había sacado a Mar y no había visto a Alexis, deje a Mar en mi cama y la cubrí con la colcha, al salir de mi habitación Jane me detuvo agarrándome del brazo.
-Ahora no Jane, necesito buscar a Alexis.
-Él está en mi habitación.
-¡Que!
-Lo saque cuando vi que Mar estaba ahí, lo saque antes de que alguien lo mordiera.
-Y dejaste a Mar sola, sin protección.
-Pensé que estaba Jessica ahí.
-Jessica no está aquí, recuerda que esta en algún bosque practicando sus dones.
-Lo lamento. –Eso fue lo más sincero que la escuche decir.
-No te preocupes, yo debía de estar aquí. –Le dije ya más calmado.
-No, yo debí de haberla sacado, podía ir cargando a Alex y jalando a Mar de la mano, mientras yo usaba mi don contra quien se le acercara.
-No te preocupes, ya paso, ella está a salvo y sin ponzoña en la sangre.
-¿Qué?- Le conté a Jane como había encontrado a Mar.- Pero su collar la protege contra nuestros dones, ¿no?
-No de todos, el collar no funciona con el ser amado.
Mar despertó después de unos 20 minutos, lo primero que hizo al despertar fue encender sus manos en fuego y ponerse en posición de ataque.
-Tranquila, nadie te hará daño.
-Alec. –Ella se aventó contra mí y me abrazo, de pronto inicie a olor como si algo se quemara.- Lo lamento, enserio lo siento, no quería. –Dijo ella y se alejó de mí, pude ver que sus manos aun guardaban un poco de fuego.
-No te preocupes, no me dañaste.
-¿Mar? –Dijo Jane mientras entraba a mi habitación.- Me alegro que estés despierta, hay un problema.
-Alex…
-Sí...

17 sept. 2011

Capítulo 18: Regresando, compromiso


Depuse de aquel pequeño accidente pro así decirlo regresamos a Volterra, en el aeropuerto nos esperaban mis padres y Alex, cuando los vi me puse súper nerviosa, Marco no estaba aquí y Alec sí. Regrese la vista a ver en donde estaba Alec que era a lado de Jane pero  ya no estaba, en su lugar se encontraba Marco, regrese a ver a mis padres y distinguí como Alec venía corriendo hacia mí, claro que a velocidad humana.
-Lo bueno de ser un vampiro es que de pronto estas en un lugar y después ya estás en otro. –Dijo Alec mientras me abrazaba y me daba vueltas en el aire.
Cuando me bajo vi a mi hermano abrazando a Jane y ella le correspondía le abrazo.

Cuando llegamos a mi casa Alec le pidió a mi papa hablar a solas, después de unos minutos ellos regresaron, Alec tenía una gran sonrisa en la cara.
-Mañana te espero en casa junto con toda tu familia, ¿tú los llevas o vengo por ustedes?
-Me se de memoria el camino, yo los llevo.
-Bien, entonces hasta mañana. –Acompañe a Alec hasta su auto.
-¿Alec estas seguro?
-Claro que sí, además solo van a estar Aro, Marco, Jane y Jessica.
-Eso de verdad me tranquiliza, me pone de nervios estar cerca de Cayo, al cual parece que no el caigo bien.
-Ningún humano le cae bien, él y Jane son muy parecidos en ese aspecto.
-Sí.
-Nos vemos mañana Mar Vulturi.
-¿Qué?
-Mañana sabrás, adiós. –Dijo y arranco su auto, lo vi desaparecer por la carretera.

{…}
Cuando regrese a casa Jessica estaba arreglando algunas cosas por teléfono, parecía enojada.
-¡¡Más le vale tener todo lo que le pedí para las 10 de la mañana, si no es así juro que sufrirá las consecuencias de dejar esperando a una Vulturi!! –Y colgó.
-Hola Alec. –Me dijo con una gran sonrisa.
-¿Qué fue eso?
-Verificaba que tuvieran todo listo para mañana cuando le pidas matrimonio a Mar.
-Gracias.
-Si es mañana ¿verdad?
-Sí, hoy le comente a su papá y él acepto.
-Entonces todo esta genial.
Me dirigí a mi habitación para preparar el traje que usaría para mañana.

{…}
Mi mamá me despertó, cuando me disponía a buscar mi ropa ella me dio un vestido hermoso:
-¿Y esto? –Dije mientras tomaba el vestido.
-Es para ir a la casa de Alec.
-Dudo que tanta formalidad seas necesaria, solo es una visita.
-No lo es…lo sabrás en su momento así que no agás preguntas. –Dije interrumpiendo mi  iniciación de una pregunta.
-Bien.
Me arregle y como a las 2 y media salimos hacia la casa de Alec en el auto de mis papas. Cuando llegamos parecía que iban a hacer una fiesta en aquella casa.
Cuando el auto se estaciono Alec se acercó a mi puerta y me abrió, cuando lo vi me quede boquiabierta.
Alec se veía hermoso en su traje, claro que de color negro, el único color que usan los Vulturi:
Después de que mis papas hubieran hablado unos minutos con Aro Alec subió a un pequeño escenario que tenía un micrófono.
-Mar, sube. –ice caso a lo que dijo y fui junto a él.
-Como todos saben en mi familia yo nunca me tome ninguna relación enserio, ya que esperaba a la persona indicada. Si hoy estamos reunidos aquí es porque la encontré,  por fin encontré a la persona con al que quiero pasar el resto de mi existencia, la cual espero que sea larga. –Alec se arrodillo enfrente de mí, saco una pequeña caja de terciopelo negro de la bolsa de su saco, abrió aquella pequeña cajita dentro venia un hermoso anillo.- Mar, yo creo que tú eres la indicada, por 
eso quisiera pedirte que fueras mi esposa. ¿Mar Rosales quieres ser mi esposa?
Las lágrimas no se hicieron esperar y opacaron rápidamente mis ojos, mi voz se perdió, no podía creer que el chico al que amo me estuviera pidiendo matrimonio, cuando Alec vio que no respondía su cara se puso un poco triste.
-Acepto, acepto ser tu esposa, acepto pasar el resto de mi existencia junto a ti. –Alec puso el anillo en mi dedo, todos comenzaron a aplaudir, él me beso, fue el mejor beso de mi vida, no porque los otros no me hubieran gustado si no porque con este beso sellamos nuestro compromiso.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Espero que el capítulo le salla gustado, a mi me fascino escribirlo.

16 sept. 2011

Capítulo 17: Aprendiendo

 Hoy Alice me levanto temprano y me entrego una ropa. Después de desayunar me llevo hasta la casa de Dídima, hoy le preguntare como fue que pudo quedar embarazada, hasta donde sabía el cuerpo de una vampiresa no puede sufrir los cambios de una embarazada.
-Cuando Dídima fue transformada tenía un ovulo preparado para ser fecundado y que ella quedara embarazada, cuando lo hizo con el humano fue como si aquel ovulo hubiera vuelto a la vida, entonces una parte de ella cambio tanto hasta parecer la de una humana, cuando la bebé nación su cuerpo regreso a como era antes, como si nunca hubiera estado embarazada.
-¿Enserio?
-Sí, aunque aún nos quedan muchas dudas de cómo fue que ocurrió eso, aunque hemos investigado no hallamos nada, en todas las leyendas que hay sobre vampiros ninguna dice algo parecido a lo que ocurrió con ella, aunque si eso fuera posible, pues… -Alice dejo de hablar como si hubiera estado a punto de decir algo de más.
Cuando llegamos a la casa todo había cambiado, ahora había una gran parte enfrente de la casa sin árboles, con una especie de piso, era de un color raro.
-Aquí entrenaras, este piso no se va quemar, ni a chamuscar. –Dijo Dídima.
La primera hora de entrenamiento fue cansada, ya que me quería enseñar a sacar el fuego y mantenerlo en una pequeña flama en mi mano, las primeras veces salían grandes lengüetazos de fuego, que cada vez se hacían más fuertes, lo que tenía que ver con mi estado de ánimo, cuando no puedo hacer algo bien a la primera me enfado.
Después de otra hora de entrenamiento por fin salió una pequeña flama:
Dídima me explico como lanzar bolas de fuego, en las bolas de fuego tardamos demasiado, cuando por fin aprendi a crearlas y aventarlas ya había anochecido y yo me sentía super cansada y desidratada, cuando sacaba fuego sentía como si todo mi cuerpo estuviera a unos 40 grados o más, el calor era insoportable, peor me hacía sentir mewjor el saber que el calor probenia del fuego que yo ahora controlaba.
La semana pasó demasiado rápido, en todo este tiempo apenas y había visto a Alec, siempre estaba en casa de Dídima practicando y cuando llegaba lo único que quería era agua, comida e irme a dormir.
Hoy sería mi última prueba, controlar de tal manera el fuego que cubriera mi cuerpo pro completo y no quemara mi ropa ni sintiera calor, el cual había dejado de sentir de manera tan intensa hace unos 2 o 3 días atrás.
Hoy cuando llegue todo había cambiado de nuevo, ahora solo habían árboles en vez de mi piso anti fuego.
-Dídima… -Dije un poco dudosa, ya que temía quemar todo el bosque.
-Lo lograras, has aprendido a controlar mejor el fuego. –Voltee a ver a Alice y ella solo asintió.
-Está bien.
-Siéntate aquí, -Dídima señalo el centro de donde se encontraba mi lugar de entrenamiento.- Junta tus piernas a tu pecho, con una mano abraza tus piernas y con la otra toma un lado de tu cabeza. –hizo todo lo que me pidió Dídima, creo que en esta posición tardaría más el fuego en llegar a los arboles de mi alrededor, nos separaban a penas 2 metro a cada árbol y a mí.- Ahora concéntrate, as que tu fuego cubra tu cuerpo sin hacerte daño.
-Todo saldrá bien. –Me dijo Alice.
Me concentre y logre que mi cuerpo iniciare a cubrirse de fuego, primero fueron mis brazos, luego mis piernas y por último el resto de mi cuerpo, lo que me sorprendió fue que uno de los mechones de mi cabello callo sobre mi cara, mi cabello ya no era negro, ahora era rojo y estaba en llamas:


Me desespere e inicie a correr, escuche que a mis espaldas gritaban Alice y Dídima, después de correr por unos cinco minutos en los que no me canse llegue a la casa de los Cullen, cuando Alec me vio intento acercarse a mí, peor Alice lo detuvo.
-Si la tocas te quemaras.
-¿Estás loca? Está en llamas, ella se quemara.
-Lleva así 5 minutos y no le ha pasado nada. –Cuando oí eso me di cuenta de que era verdad, no me había pasado nada, me relaje y poco a poco el fuego dejo de cubrirme.