¡Noticias!

Después de casi un año sin publicaciones o avisos, he regresado y con nuevas (y espero buenas) noticias.
El blog no solo tendrá las historias que ya conocen, sino que ahora también encontrarán los capítulos de algunos libros, subiré nuevos capítulos de libros e historias por igual.
Espero que no hayan olvidado el blog y que pronto seamos más.
Lili Vulturi Mellark.

Seguidores

25 nov. 2013

Capítulo 25


{…}

Mi celular comenzo a vibrar en el bolsillo trasero de mi pantalón.

 

-¿Va a estar bien?- La pregunte a Angélica ignorando mi celular.

-Sí, se cura rapidamente,

-Ness, contesta.- La voz de Alec sonaba algo preocupada.

-Hola.- Dije con cierta alegría, era mi tía Alice quien marco.

-Al fin contestas, creí que sería demasiado tarde…- Mi tpia sonaba desesperada. –Voy a intentar decirlo lo más rápido y claro posible.

-Respira, apenas logro entenderte.

-Ponme en altavoz, Alec también debe saber.- Hico loq ue mi tía me dijo y escuche como tomo aire con desesperación, anque no lo necesitaba. –Katherine va entrar al Castillo a través de la alcantarilla por donde entro su hermano, quiere resctar a su hijo, anque su Clan no quería hacerlo, ella los obligo y van dispuestos a matar a quien les impida cumplir las ordenes de su Lider…

-Alice, ¿con quien hablas?- La voz de mi papá era cercana a mi tía.

-Me aseguró de que el regalo de Ness llague cuando ella regrese a casa.

-Apresurate o perdermeos el avión.

-Sera mejor que convensas a Jeremy de apoyarlos si unen sus dones podrán detener a La Orden.- La llamada e corto.

-Voy a avisarle a los Lideres.- Alec salio de la habitacion.

-Ness…- Jeremy comenzo a abrir los ojos e intentaba levantarse.

-No lo hagas…- Angélica lo detuvo poniendo sus manos en sus hombros.

-Dejalo, debe levantarse ahora.- Me acerqué a él y lo ayude a ponerse de pie.

-¿Qué ocurre?

-Tu mamá viene por ti.

-¿Mi mamá?- Jeremy se señalo con uno de sus dedos. –Soy herfano, mi mamá me abandono con La Orden cuando era bebé.

-No es verdad, tu mamá es Katherine, eñña debio borrar tu memoria.

-¿Katherine?- Jeremy se pus repentinamente triste. –Ella me a tratado mal desde que llegue con La Orden, nunca me demostro cariño.

-Era para protegerte, hijo.- La aterciopelada y fría voz de Katherine provenía de la puerta de la enfermería. –Sabía que si algien se enteraba que eras mi hijo, te usarían para volverme debil, no podía permitir eso.

-¡Pero si podías tratarme mal!- Jeremy se paro justo frente a su mamá. -¡Pudiste decirme la verdad! ¡Tratarme mejor!- Un inmenso dolor y soledad comenzaban a fortalecerse alrededor de Jeremy. -¡Pudiste ser un poco mi mamá!- Él había logrado que Katherine comenzara a dar pasos hacia atrás, llegando al pasillo

-Jeremy…- Katherine estaba siendo dominada pro  la culpa. –De verdad quise tratarte como a mi hijo, pero…

-¡¿Pero?! ¡No hay pero que valga!- Los dones de Jeremy se salían de control, me era dificil luchar contra los sentimientos que él transmitía.

-Ness…- Voltee a ver a Angélica, estaba de rodillas en el piso. –Ayudame.- Su voz era inestable, nunca la había escuchado así.

-Jeremy detente.- Toque su hombro pero no me hizo caso. Me acerque a Angélica y la ayude a ponerse de pie.

-¡Debiste ser mejor conmigo!- Use toda mi fuerza para transmitir felicidad, pero era muy debil a comparación con los sentimientos de Jeremy.

-Estoy aquí para ayudarte hijo, para que vuelvas a La Orden y ocupes el lugar que mereces.

-¡No voy a regresar!- Jeremy comenzaba a disminuir el dolor y la soledad, reemplazandolos por enojo. -¡Vete, no quiero volver a verte!

-¡Soy tu mamá, debes hacerme caso!

-¡Tú solo me tragiste al mundo, no me críaste ni quisiste como a un hijo!- Jeremy ya había logrado que Katherine retrocediera. -¡Vete y llevate a toda tu Orden! ¡No voy a volver con ustedes ni quiero saber nada sobre TU ORDEN!

-Renesmee.- La voz de Alec me hizo buscarlo. Alexander lo sostenía manteniendo los brazos de Alec sujetados a su espalda, inmovilizandolo completamente,

-Jeremy, será mejor que vengas con nosotros, de no hacerlo matare al amado de Renesmee y luego a ella.- La voz de Alexander era alegre pero tenebrosa.

-“Jeremy, si nos unimos podemos derrotarlos.”

-“¿Cómo?”

-“Nuestros dones son los mismos y pueden romper cualquier escudo.”

-“Dime que quieres que haga.”

-“Duerme a Katherine.”

-“No se como hacerlo.”

-“Claro que sabes.”

 

Katherine callo dormida, Alexander soltó a Alec cuando vio que su hermana se desmayo, logro atraparla antes de que ella tocara el piso.

 

-“No quites tu don.”- Yo me concentre en Alexander, durmiendolo también. -¿Te puedes encargar  tu solo de ambos?

 

Jeremy asintió. Voltee a ver a Alec y Angélica, quien ya se encontraba mejor, Jeremy se había controlado.

 

-¿Qué ocurrio?- Alec me había tomado de las manos al preguntar.

-Jeremy durmio a Katherine y yo a Alexander.

-Y ahora, ¿cuál es el plan?- Angélica parecía entusiasmada por pelear.

-¿Tienes sedantes?- Angélica asintió ante mi pregunta pero no entendía para que los necesitaba. –Ve por ellos y aplicales una fuerte dosis a Katherine y Alexander.- Angélica entro a la enfermería,a l salir llevaba en las manos dos jergas con un líquido blanco dentro y las enterro en los brazos de los hermanos.

-¿Eso para que es?- Jeremy ahora estaba junto a mi.

-Tenemos que controlar al resto de La Orden y eso los mantendrá dormidos hasta que los saquemos de aquí. Alec, ¿Dónde estan los demás?

-Estan en La Sala de Tronos, quizas lleguemos antes de que mueran.- La voz de Alec demostraba su desinteres por el final de La Orden.


A traves de la gran puerta de madera se podía escuchar como se rompían algunos huesos acompañados de gritos y el rechinar de los vampiros al ser héridos.

 

-Concentrate solo en La Orden, yo em encargo de la Guardia.- Le dije a Jeremy antes de entrar. Angélica y Alec llevaban varias jeringas con sedantes en las manos.

 

Dentro de La Sala de Tronos había una gran pelea, algunos Hijos de La Luna estaban tirados en el piso con héridas de colmillos en el cuello, otros seguían, pero apenas lograban fisurar los rostros de los vampiros.

 

-“Ahora.”- Jeremy solo asintió ante mi pensamientos.- Todos los que aun peleaban se detuvieron, quedando como estatuas en donde estaban. –Ahora…- Angélica salio corriendo hacia los integrantes de La Orden que aun estaban vivos, Alec se acerco a mi cuando escucho lo debil que era mi voz y me sostuvo entre sus brazos. –Esty bien.- Intente parecer realmente bien, pero era muy cansado mantener mi don.

-Dame tus jeringas.- Angélica le  quito de las manos a Alec los sedantes.- Listo, ya son todos.

-Jeremy, procura mantener el control sólo sobre lso Vuturi.- Él asintio con al cabeza, le quite rápidamente mi don a La Orden, quienes calleron dormidos por el sedante. –Traingan a todos los de La Orden.

 

Angélica saco una cuerda de la capa de Demetri y con ella ato las manos de todos los Hijos de La Luna.

Jaremy había salido corriendo y cuando regresó llevaba arrastrando a Katherine y Alexander. Alec ayudó a Angélica jalando a La Orden, tanto vivos como muertos y yo tome a Katherine por la muñeca, jalandola.

 

-Jeremy, tú dinos como llevarlos a la cede.- Él se mostró indeciso. –Yo los guiaría pero no recuerdo por donde corrí cuando escape.- Jeremy hizo una mueca de desagrado por lo que dije y comenzo a caminar.

-Este es el camino más rápido para llegar.

 

En menos de 1 hora ya estabamos frente a la Cede.

 

-Es más grande que nuestro Castillo.- Dijo con notable sorpresa Angélica, Alec sé limito a gruñir.

 

Jeremy abrio la puerta del Castillo y avento dentro de este el cuerpo de Alexander, yo hice lo mismo con Katherine, Alec y Angélica metieron al resto de La Orden aun atados.

Jeremy volvio a cerrar la puerta y salimos corriendo de vuelta al Castillo.

Cuando llegamos al claro del bosque, me comnece a marear, mi vista se volvio borrosa…lo ultimo que escuche fue el grito desesperado de Alec antes de que todo se volviera oscuro.

 

No hay comentarios: