¡Noticias!

Después de casi un año sin publicaciones o avisos, he regresado y con nuevas (y espero buenas) noticias.
El blog no solo tendrá las historias que ya conocen, sino que ahora también encontrarán los capítulos de algunos libros, subiré nuevos capítulos de libros e historias por igual.
Espero que no hayan olvidado el blog y que pronto seamos más.
Lili Vulturi Mellark.

Seguidores

6 oct. 2011

Capítulo 25: Transformación

Después de comunicarle mi decisión a Aro fuimos a la habitación de Alec. El me tomo en brazos, lentamente se acercó a mi cuello…
-No sentirás nada –Después sentí sus labios sobre mi cuello, alcance a sentir como sus colmillos perforaban mi cuello, después no sentí nada…

 === -¿Estás seguro de que no pasa nada malo? –Pregunto Alec.
-No muy seguro, no había visto algo así antes–Dijo Marco
-Crees que…
-Ni se te ocurra Jane, eso sería imposible.
-Sería una buena respuesta a su decisión tan apresurada. –Dijo esta vez Jessica…Sus voces se escuchaban muy cerca, como si estuvieran platicando junto a mi…- Alec, su corazón.
Escuche como mi corazón se aceleraba, iba tan rápido que parecía que se me saldría del pecho…me llene de temor, no podía controlar los latidos irrefrenables de mi corazón, oí varios pasos cerca de mí, alguien me tomo la mano, no supe quién era, su tacto era tibio, como si tocara a otro humano…
-Alec todo está bien, su tono de piel ya es casi como el nuestro…tardara como 2 minutos o menos en despertar…
De pronto deje de sentir mi corazón, como si me lo hubieran arrancado, no escuchaba nada, solo las respiraciones de los integrantes de la habitación y la mía, la cual era la más rápida…
-Mar, abre los ojos…ábrelos, por favor. –La voz de Alec era más aterciopelada, era como si le hubieran cambiado la voz.
Empecé a sentir todos los olores a mí alrededor, algunos me eran conocidos, como el de Alec, Jane, Alexis y Marco…oía el cantar de los pájaros en el bosque, los carros pasando enfrente del castillo…escuchaba todo con claridad…abrí los ojos lentamente y con lo que me tope me sorprendió…veía todo más claro, los colores eran más nítidos…Alec era más guapo, lo era antes claro está, pero ahora lo veía mejor, creo que cuando era humana mi vista no me dejaba disfrutar de todo, sonríe ante esta nueva visión…intente levantarme lentamente, lo cual fallo, en menos de 2 segundos ya estaba de pie.
Todos los que estaban dentro de la habitación me miraron como si algo estuviera mal, me acerque al primer espejo que vi, todo en mi había cambiado, mi cabello lacio se había vuelto rizado, como era realmente, mis facciones eran más finas, parecía un ángel, ahora si estaba a la altura de Alec… cuando comencé a admirar como había quedado mi cuerpo después de la transformación no pude evitar soltar un pequeño gemido de susto…o felicidad?
Mi vientre no era plano, tenía un pequeño bulto, parecía que tenía alrededor de 4 meses o más…ahora comprendía porque me miraban así…toque mi vientre imaginando como sería mi hijo o hija.
-¿Alec, esto es posible?
-No...lo...se… -Alec salió de la habitación, lo siguieron Marco y Alexis, Jane y Jessica tenían una gran sonrisa, lo que me sorprendió de Jane.
-¿Mar, por qué no nos dijiste? –Dijo Jane entre enojado y contenta.
-No lo sabía…pensé que estaba imaginando los síntomas el último día en Bora Bora y en el avión…

Después de una hora Alec entro a la habitación, corrí a abrazarlo…
-Alec, seremos papas.
-Sí, pero no ahora…Aro, Marco y Cayo me acaban de informar que sería muy arriesgado que siguieras embarazada, no saben lo que sucedería…
-Estas diciendo que ellos, quieren que mi bebe…
-Sí…lo lamento, es por tu bien…
-¿Mi bien? Lo que me haría bien sería tener a mis bebes, no matarlos…no dejare que nadie los toque… -Si corriendo del cuarto, en un vano intento de escapar llegue a una torre, la torre en la que un día estuve platicando con Alec cuando era humana…los recuerdos de aquel día llenaron mi mente, eran algo borrosos, peor hermosos…Los brazos de Alec envolvieron mi cuerpo, cubriendo con sus manos mi vientre…
-Lamento esto…desearía que no hubiera pasado… -Me zafé de los brazos de Alec y regrese al cuarto siguiendo el rastro que había dejado…

Durante una semana No vi a Alec, tenía demasiada hambre, pero no quería ir a casar, no sabía cómo hacerlo, mi hermano no me quería ensayar y yo no tomare sangre humana, así que hasta ahora no había probado ni bocado, por así decirlo, desde mi conversión.
Hace unos días el cuarto de Alec fue remodelado totalmente...como no habían logrado sacarme a los niños, quería tener todo bajo control para el día del nacimiento…

1 comentario:

Mary dijo...

¿niños? ¿dos o mas? ¡wow! ¡cada vez toma un rumbo mas inesperado tu novela! ¡no me la pierdo por nada! :)